R t V f F I

Dick Fosbury o cómo mejorar tu marca personal

Para alcanzar resultados diferentes debes hacer algo diferente. En La Barbería reflexionamos sobre cómo llegar más alto en el terreno laboral inspirados por el saltador olímpico Dick Fosbury.

Categoría: Cultura | 29 octubre, 2012
Redacción: Jaime Barber

Cuando se busca trabajo en el sector publicitario es casi una exigencia que uno sorprenda a la agencia en la que le gustaría trabajar. Tiene que venderse como si fuera el mejor producto del mercado y su público objetivo es el director creativo de esa agencia. Para ello, lanza una campaña de autopromoción y se exige tanto o más que si trabajase para un cliente.

Lamentablemente, esta costumbre no está tan asentada en otros ámbitos profesionales, donde predomina el clásico currículum escrito en Word, carente de diseño o de redacción atractiva, con su aburrida foto, su historial académico y alguna mentira relacionada con el nivel de inglés. Ay, qué feliz sería un creativo publicitario si el resto de aspirantes a un puesto pusieran tan poco interés en su autopromoción.

El abajo firmante, publicitario de profesión, quiere aprovechar el espacio que paseodegracia.com le cede para animarte a abandonar los aburridos currículums tradicionales y plantarle cara al desempleo desde la perspectiva de la estrategia creativa. Pero antes, una breve pausa para hablar de Dick Fosbury.

 

¿QUIÉN DEMONIOS ES DICK FOSBURY?

Olimpiadas de México, 1968. Las treinta y tres vértebras de la espina dorsal de Dick Fosbury forman un arco perfecto sobre el listón en la prueba de salto de altura. El mundo asiste con asombro al primer salto de espaldas en la milenaria historia olímpica, el único capaz de superar el récord establecido mediante la entonces tradicional técnica lateral. Dick Fosbury lo entendió: para alcanzar resultados diferentes es necesario hacer algo realmente diferente.

 

MEJORA TU MARCA PERSONAL.

El término “marca personal” no sólo se refiere a logros deportivos. La marca personal (“personal branding” en inglés) es un concepto que consiste en considerarse uno mismo como una marca que, como las marcas comerciales, debe ser desarrollada y comunicada con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales.

“Diferenciarse”. Qué importante es diferenciarse en un país con casi seis millones de desempleados, miles de ellos con formación superior, idiomas y experiencia laboral. ¿Qué te hace diferente? ¿Qué te hace único? El gurú del marketing Seth Godin explica en su libro ‘La vaca púrpura’ que, en un mundo saturado de ofertas (oferta de refrescos con burbujas u oferta de licenciados) debemos ser extraordinarios, debemos construir algo en lo que merezca la pena fijarse. Simplemente, no puedes ser otro currículum aburrido en una enorme pila de currículums aburridos. Tienes que desarrollar una marca personal intransferible. Tienes que contar una historia que nadie más pueda contar y contarla de una forma que nadie más lo haya hecho.

 

UTILIZA EL STORYTELLING.

En publicidad y marketing llamamos storytelling a la técnica de comunicación comercial que prescinde de los clásicos argumentos persuasivos y apuesta por historias más emocionales. De esta forma  las marcas pretenden mostrarse como algo más que un mero proveedor de productos y servicios y así humanizarse y estrechar el vínculo que las une con su público. Un ejemplo: la historia de cómo el hombre más anciano de España conoce a un recién nacido y le ofrece su consejo para disfrutar de la vida. Sí, era un spot de Cocacola, pero nos contaba una historia entrañable que nos llegaba más hondo que cualquier redundancia sobre “la chispa de la vida”. Vale, eres refrescante. Vale, tienes burbujas. Tú y muchos otros. Cuéntame algo que me sorprenda.

También puede recurrir al storytelling el aspirante a un empleo. Frente a competidores con una formación académica y una experiencia similares, una buena forma de diferenciarse es contar tu propia historia. ¿Decidiste estudiar ingeniería naval después de leer las novelas de marineros escritas por Patrick O’Brian? ¿Terminaste siendo biólogo porque de niño soñabas con trabajar en Parque Jurásico? Ésas son la clase de historias que aportarán notoriedad a tu perfil de LinkedIn o a tus cartas de presentación.

Ah, y no lo olvides: tan importante es la historia como su público. ¿Quién es tu público? Ojo, no intentes gustar a todo el mundo. Trata de interesar a quien te interesa. Si sois afines, les gustará tu historia. Si tu historia es verdaderamente única, conseguirás posicionarte en su “top of mind”, en la lista de favoritos de los responsables de Recursos Humanos, de los headhunters y del resto de especialistas en la gestión de personal. Después, cruza los dedos.

 

REINVENTA TU CURRÍCULUM.

No está bien criticar el clásico currículum sin aportar alguna nueva idea. ¿Quieres innovar con el diseño? Prueba herramientas como resumup.com, re.vu, cuvitt.com o vizIfy.com, que convertirán tu currículum en una atractiva infografía. ¿Por qué no innovas también en la forma de enviarlo? Un adjunto en un e-mail no es tan llamativo como un envío postal personalizado remitido a un potencial contratante (¡con nombre y apellidos!). Si ese envío incluye un código QR que redireccione a tu web personal, ¡bien hecho! Habrás cubierto también el espectro online.

Aunque si de verdad quieres sorprender, tal vez tengas que marcarte un vídeo autopromocional tan bueno como el de Barney Stinson en ‘Cómo conocí a vuestra madre’:

 

SÉ TU PROPIO COMMUNITY MANAGER.

Ahí va una frase de 0’99€: “Hoy en día, las empresas te buscan en Google antes de contratarte”. Bien, asúmelo e intenta que lo que encuentren ahí hable bien de ti y no al contrario. Repasemos las principales plataformas online y qué puedes hacer para mejorar tu presencia en ellas:

• Google: Es donde primero te buscarán. Tu presencia (con tu nombre y apellidos) en distintas redes sociales conseguirá que copes los primeros resultados. Lo que encuentren en ellos depende de ti. Busca en Wikipedia qué significa SEO y empieza a optimizar tu presencia en motores de búsqueda.

• LinkedIn: No puedes no estar en LinkedIn. Si buscas mejorar tu situación profesional, regístrate (¿de verdad no estás registrado?) y actualiza tu perfil. Después, busca contactos valiosos (desde antiguos compañeros a potenciales contratantes), únete a grupos afines a tu especialidad y comparte en ellos contenidos de interés.

• Facebook: Una vez te hayan localizado en Facebook, no podrán olisquear en tu perfil si gestionas bien tu privacidad. Si sólo tu gente de confianza puede ver aquellas fotos en el carnaval de Sitges, no tienes nada que temer.

Si te interesa Facebook desde el punto de vista laboral, crea tu propia página enfocada a mostrar tus conocimientos e inquietudes profesionales. Puede ser el lugar perfecto para que te encuentren en Facebook sin mezclar la vida privada con la profesional.

• Twitter: La red de microblogging ha experimentado un gran crecimiento en el último año. Twitter se caracteriza por su formato breve y directo, lo que ayuda a acortar distancias entre usuarios. Conviértete en “follower” de usuarios que te interesen profesionalmente. Comprobarás que en el entorno de Twitter son más accesibles. Limítate a no acosarles y no olvides “hacerte el interesante” compartiendo información de interés.

• Blog: Dicen que un profesional vale tanto como su opinión. Si quieres demostrar que tienes una opinión digna de ser escuchada, tal vez sea buen momento para crear tu propio blog y postear tu visión profesional. Las ventajas: demostrar que sabes aplicar tu formación y experiencia, entablar relaciones con otros profesionales de tu sector, nutrir de contenidos tus cuentas de Facebook y Twitter… Cúrratelo e igual acabas siendo una referencia en tu sector.

 

CONCLUSIÓN.

El listón está muy alto y la competencia es dura pero, por suerte para ti, la mayoría de los saltadores todavía utilizan la desfasada técnica lateral. Si te apoyas sobre los principios de la diferenciación y reinventas tu manera de presentarte ante las empresas, te elevarás por encima de tus competidores como Dick Fosbury en aquellas Olimpiadas de 1968.

Categoría: Cultura | 29 octubre, 2012
Redacción: Jaime Barber
Tags:  dick fosbury, diferenciación, google, linkedin, marca personal, marketing, personal branding, publicidad @es, seo, seth godin, storytelling,

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 26 marzo, 2019

Oso Leone: “La música que te conmueve te habita”

Una entrevista con el grupo mallorquín al hilo de su nuevo disco, “Gallery Love”.

Cultura / 25 marzo, 2019

Las series que no te puedes perder en primavera

Del retorno de Killing Eve al desenlace de Juego de tronos pasando por la adaptación televisiva de Hanna.

Cultura / 21 marzo, 2019

Moritz Feed Dog, cine documental y moda

Cinco recomendaciones para su próxima edición, que se celebra a finales de marzo.

Cultura / 21 marzo, 2019

Los 6 lados del fin de semana (vol. 8)

Una exposición inmersiva de Van Gogh, el retorno tras seis años de Apparat, los doppelgangers más terroríficos…