R t V f F I
(1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (9) (10)

¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

Como patrón de Catalunya, Sant Jordi aparece con profusión entre las imágenes barcelonesas, los principales edificios de la ciudad acogen la imagen del santo caballero, siempre montado en su caballo y lanceando al dragón

Categoría: Historia | 20 abril, 2017
Redacción: Edu García

SANT JORDI: SOLDADO, MÁRTIR Y SANTO

Según la tradición Jorge es hijo de Geroncio, un oficial romano de Capadocia destinado al actual Israel donde conoce a su mujer, Policronia. Jorge, el único hijo de la pareja, se hace soldado, como su padre, e ingresa en la guardia personal del emperador Diocleciano.

Cuando su jefe ordena una persecución contra los cristianos, Jorge se niega a obedecer sus órdenes, declara cristiano y se enfrenta al emperador. Es detenido, acusado de traidor y torturado. Según los autores el martirio duró siete años. Se le dan muerte por tres veces y resucita: se le quema, se le ata a una rueda de espadas y es le administra veneno. Al final es decapitado. Su ejemplo lleva a la conversión de la esposa del emperador, Alejandra, y del sacerdote pagano Atanasio, quienes también sufren el martirio. Sobre su tumba, en Lod, se levanta una iglesia que se convierte en lugar de peregrinación, y en el 494 es santificado.

LEYENDA

Sant Jordi es el héroe de la religión cristiana. Las comunidades cristianas primitivas levantan iglesias en su honor por todo el territorio por el que se el cristianismo se extiende, especialmente en oriente. Su culto llega a occidente en época de las cruzadas. Para los musulmanes Sant Jordi es Khidr, el caballero Verde, y se le venera. A su figura se le asocian cuentos que lo hacen luchar contra un dragón para liberar a una princesa. La leyenda tomó cuerpo con la leyenda dorada de Jacopo de la Vorágine en 1246 con los episodios del dragón y la princesa. Entre nosotros, los hechos de la leyenda tienen un escenario, la via de Montblanc. Sant Jordi se enfrenta a un dragón que asola la población. Sólo lo calma una víctima humana diaria que se sacrifica por sorteo. La fortuna hace le toque el turno a la hija del rey que se dirige al lugar de encuentro con el dragón. Allí está Sant Jordi, sobre un corcel banco, que se enfrenta con el dragón al que liquida de certero golpe de espada. Lo encadena y se lo entrega a la princesa para que lo llevara al centro de la plaza donde el  pueblo terminó con el dragón. Allí donde se vertió su sangre nació un rosal de donde el caballero cortó una rosa para ofrecerle a la princesa y sin solicitar nada a cambio desapareció tan rápido como había venido.

 LAS IMÁGENES DE SANT JORDI EN BARCELONA

Como patrón de Catalunya, Sant Jordi aparece con profusión entre las imágenes barceloneses, los principales edificios de la ciudad acogen la imagen del santo caballero, siempre montado en su caballo y lanceando al dragón. Estas son algunas de las más bellas

1 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

La más antigua representación del santo está en la fachada gótica del Palau de la Generalitat, en el carrer de Bisbe. A principios del siglo XV, la Generalitat se instala en la que una casa de lo que había sido el barrio judío de Barcelona, reformada y acondicionada para su nuevo uso. Entre los trabajos que se llevan a cabo destaca el nuevo acceso, encargado al arquitecto Marc Safont.  Entre pináculos, una barandilla flamígera, arcos que arrancan de cabezas y falsas gárgolas, destaca, sobre la puerta, dentro de un marco cuadrado, la imagen de sant Jordi, vestido de caballero, luchando contra un dragón que está situado a los pies del caballo, su autor fue el joven Pere Joan y podemos fecharla en 1418.

2 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

La siguiente imagen se situó, poco después, en la catedral. Está sobre la fuente del claustro, una de las más antiguas de la ciudad ya que sabemos que empezó a manar, con agua traída desde Collcerola, en 1356. En 1449 la fuente fue embellecida con un relieve realizado por los Claperós, Antoni el padre y Joan el hijo, que corona el techo del templete. Es una pieza excelente, de nuevo el dragón, con las fauces amenazadoras, está a los pies del caballero que viste una armadura como corresponde a los caballeros de la época. Destaca el marco en forma de estrella de ocho puntas sustentado por ángeles. Desde 1970 un nuevo sant Jordi, un bronce de Emili Colom, corona la fuente.

3 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

De nuevo en el Palau de la Generalitat nos reencontramos con el santo patrón. Son varias las imágenes que aparecen, sobre todo en el interior. En la capella de sant Jordi, proyectada por Marc Safont entre 1432 y 1434, lo encontramos en la clave de bóveda, en el frontal de altar bordado, en 1451, en oro y plata por Antoni Sadurní (un frontal de plata ocupa ahora su lugar) y en una estatua de plata articulada de la misma época. También la fuente del Pati dels Tarongers está coronada, desde 1926, por una imagen obra de Frederic Galcerà. Pero el sant Jordi que nos interesa ocupa la fachada de la plaça de sant Jaume, que como la medieval, también tiene su imagen. La fachada corresponde a la ampliación del edificio llevada a cabo por Pere Blai entre 1596 y 1602 inspirándose en los palacios romanos con un resultado extraordinario. Años después se decidió completar la decoración de la fachada con una imagen del santo que debía ocupar la hornacina sobre el balcón, que fue realizado en 1856 por el escultor Andreu Aleu aunque no sería definitivamente situada en el lugar que ahora ocupa hasta 1872.

4 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

Un época rica en imágenes de sant Jordi fue el modernismo. Entre los burgueses que encargaban sus viviendas y los arquitectos que las construían, las ideas nacionalistas eran habituales, eran los tiempos de la Renaixença y las artes se llenaron de símbolos patrióticos entre ellos la senyera y la imagen del patrón de Catalunya. Un bello ejemplo, osado por su tratamiento, es el que ocupa la Casa Amatller, en passeig de Gràcia. Puig i Cadafalch, en 1898 recibió el encargo del chocolatero Antoni Amatller de transfomar una casa anodina en un verdadero palacio. Un equipo de artistas plasmó las ideas del arquitecto que no reparó en belleza y lujo. Los interiores y especialmente la fachada son de un gusto extraordinario y entre las puertas Eusebi Arnau nos dejó una imagen deliciosa con un Sant Jordi que, esforzado, atraviesa con su lanza a un furioso dragón.

5 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

También Puig i Cadafalch trabajó en la reforma del palacio que el industrial textil Manuel de Quadras, ennoblecido como baró de Quadras, poseía en la Diagonal. Su trabajo fue de nuevo un prodigio de sensibilidad y gusto. Los interiores están embellecidos con cerámicas, mosaicos, esculturas, muebles. Especialmente rica es la fachada donde, en una de las esquinas, aparece de nuevo Sant Jordi, de pie, lanza en mano, deteniendo el avance del dragón. En el Palau del Baró de Quadras de nuevo Eusebi Arnau dejó una imagen deliciosa del patrón, era en 1904.

6 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

El Sant Jordi más reivindicativo lo encontramos en la Casa Terrades, popularmente conocida como Casa de les Punxes. Fue un encargo que Ángela Brutau, viuda de Terrades, hizo a Puig i Cadafaclch para que vivierna sus hijas Agela, Josefa y Rosa. Un magnífico trabajo en el que se combina la piedra y el ladrillo y que está concebida como un castillo medieval con abundantes torres coronadas que le dan el nombre popular. En los piñones que coronan las fachadas se sitúan  plafones cerámicos con diversas decoración, la que se asoma al carrer  Rosselló presenta la imagen del  santopatrón, en la que se puede leer “Sant Patró de Catalunya, Torneunos la llibertat”, una de las expresiones más contundentes del catalanismo y que, sorprendentemente, se impuso a los años franquistas. El panel de cerámica vidriada es debido al talento de Enric Monserdà y está fechada en 1905.

7 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

Nuestro último sant Jordi modernista es el más original y simbólico. Es el que Gaudí situó como coronamiento de la Casa Batlló, en Passeig de Gràcia, que realizó para el industrial Josep Batlló. Gaudí quiso que en su casa la leyenda estuviera presente de una manera alegórica. La cubierta de la casa adquiere la forma de la espalda del dragón, plagada de escamas de cerámica multicolor, y en ella aparece clavada la espada del santo en forma de torre coronada por la cruz tridimensional. Las referencias al dragón se repiten en las paredes de la fachada, embellecidas con cerámicas y cristales de colores como si fuese la piel del dragón, y en la galería central que recuerda las fauces abiertas del dragón. El protagonismo de la representación pasa del santo al dragón, de gran tradición en la iconografía ciudadana, y abre la puerta a una serie de representaciones más originales del santo.

9 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

Entre las esculturas del vestíbulo del Ajuntament de Barcelona destaca la una representación del santo, regaló de Josep Llimona a la institución municipal. La escultura presenta a un joven en postura relajada, una representación acorde con la estética del noucentisme. Sant Jordi es un joven con el torso desnudo y está apoyado sobre una espada. Llimona usó como modelo a un gitano, contaba Manuel Ribé en sus Memorias de un funcionario, que el modelo acudió al Ayuntamiento poco después de haber sido modelo para el escultor para pedir que liberaran a su madre y sus hermanos detenidos por venta ambulante, al no conseguirlo se lamentó era el modelo del santo no podía liberar a los suyos. Esta escultura es de 1916 aunque no fue definitivamente instalada en el vestíbulo del Ajuntament hasta 1929. Según algunas fuentes el personaje representa a Sant Miquel (aunque no posee las alas del arcángel) y sería un recuerdo a la desaparecida iglesia que estaba tras el Ajuntament. Se le conoce también como El Doncel, El Gitano o El Jove heroi, este último nombre le fue dado durante los años republicanos para evitar la reacción antirreligiosa de la época.

El mismo Josep Llimona nos ha dejado otra de las imágenes del santo. En este caso está situada en Montjuic, en el llamado mirador del Llobregat que debido a la escultura recibe el nombre de plaça de sant Jordi. De la representación tradicional del santo toma el caballo que no aparece enfrentado al dragón sino en una postura de nuevo relajada. Montado en él aparece un joven desnudo con una lanza en una mano y inclinado hacia un lado. Da la sensación que la postura más serena y relajada del protagonista corresponde al momento en que sant Jordi ya ha derrotado al dragón. Se le conoce como Sant Jordi nu o Sant Jordi triomfant y cuentan que, para la imagen, Llimona usó a su amigo el doctor Francesc Duran Reynals. La escultura ocupa este lugar desde 1924.

10 ¿Quién fue Sant Jordi? Los monumentos de Barcelona te lo recuerdan

El arte contemporáneo también ha dejado una interesante representación del santo. En el Palau del Lloctinent, surgido de la imaginación del prolífico Josep Maria Subirachs, encontramos la llamada porta de sant Jordi, un verdadero mural de bronce, donde el santo es el protagonista. Destaca el tratamiento que da el escultor a la imagen que se resuelve usando un tratamiento de relieve en negativo. Tanto la cara como el torso musculoso del santo son tratados en vaciado. A los pies del santo parece el dragón y a un lado la princesa. La puerta fue realizada en 1975 para comunicar la escalera del Palau del Lloctinent con el salón del Tinell.

Estas diez imágenes no son las únicas, hay algunos más Sant Jordi, uno coronando el llamado Casal de sant Jordi en la esquina Casp-Pau Claris obra de Joan Rebull de 1932, otro delante de la Clínica sant Jordi de Joaquim Ros i Sabaté en Via Augusta de 1962, otro también de Rebull en la esquina de Rambla Catalunya con Diagonal de 1977 e instalada en 1987.  Sant Jordi ocupa un lugar destacado en el arte público barcelonés.

Categoría: Historia | 20 abril, 2017
Redacción: Edu García
Tags:  barcelona, leyenda, Sant Jordi @es,

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Historia / 18 diciembre, 2017

Generalitat recuperada, república y democracia

Tras la entrega de la semana pasada, Edu García completa su recorrido a través de la historia de la institución.

Historia / 12 diciembre, 2017

De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359-1714)

Edu García se remonta hasta los orígenes de la institución en un especial en dos entregas que se completará la semana próxima.

Historia / 7 noviembre, 2017

El Pabellón de la República de la Vall d’Hebron

Alejado del centro de la ciudad se levanta una copia fiel del que España presentó a l’Exposition internationale des arts et techniques dans la vie moderne en 1937.

Historia / 4 octubre, 2017

Recordando el Drugstore de Paseo de Gracia, 24 horas al servicio de Barcelona

Edu García nos lleva de viaje hasta los años 60, cuando abrió en Barcelona este mítico establecimiento 24 horas.