R t V f F I
historia-paseo-de-gracia-la-manzana-de-la-discordia-gaudi-idelfons-cerda1 historia-paseo-de-gracia-la-manzana-de-la-discordia-gaudi-idelfons-cerda2 historia-paseo-de-gracia-la-manzana-de-la-discordia-gaudi-idelfons-cerda3 historia-paseo-de-gracia-la-manzana-de-la-discordia-gaudi-idelfons-cerda4 historia-paseo-de-gracia-la-manzana-de-la-discordia-gaudi-idelfons-cerda5

La Manzana de la discordia era para la más bella

En 1860, el Ayuntamiento impulsó el proyecto Cerdà, que urbanizaría la nueva Barcelona mediante módulos que se distribuían de forma regular.

Categoría: Historia | 26 febrero, 2014
Redacción: Edu García

 

historia paseo de gracia la manzana de la discordia gaudi idelfons cerda5 La Manzana de la discordia era para la más bella

Ildefons Cerdà

Ildefons Cerdà fue el padre del Eixample. Cuando, en 1854, Barcelona perdió sus murallas se pudo urbanizar lo que hasta entonces había sido una zona estratégica militar, un espacio sin edificar en la parte exterior de la muralla, vacío de construcciones para evitar que las tropas enemigas se pudieran parapetar en caso de un asedio sobre la ciudad. Mientras el Ayuntamiento, en 1859, convocaba un concurso que ganaría Antoni Rovira i Trias, desde el Ministerio de Fomento se impuso el proyecto de Cerdà en 1860. Nacería así la nueva Barcelona. Cerdà pensó que urbanizar esa nueva zona mediante una serie de módulos que se distribuían de forma regular a lo ancho y amplio del territorio.

Esa agrupación de casas, explica el maestro Permanyer, se denominó manzanas, un neologismo debido al propio Cerdà  que deriva del término en latín mansio/mansionis que puede traducirse como habitación o casa. En catalán nunca hablamos de “mansanes” como sí que se hace en castellano. En catalán hablamos de “illes”. Es curioso que sea la misma palabra con la que se designa a la sabrosa fruta que tentó a Adán y Eva y que provocó su expulsión del Paraíso.

Las manzanas del Eixample no tiene nombre y prácticamente no se distinguen unas de otras, son prácticamente todas iguales o, mejor dicho, muy parecidas. De entre todas sorprende la llamada “manzana de la discordia” y es la que encierran las calles Concell de Cent, Rambla Catalunya, Aragó i Passeig de Gràcia. Se suele decir que el motivo de tal denominación es el hecho de que las fachadas que configuran la manzana –sobre todo las que asoman a Passeig de Gràcia- son tan distintas que dan como resultado la discordia. Siempre he pensado que era una explicación simple y que no me convencía. Así que la explicación de tal denominación la he encontrado en la mitología clásica, en el Juicio de Paris.

 

historia paseo de gracia la manzana de la discordia gaudi idelfons cerda4 La Manzana de la discordia era para la más bella

El Juicio de Paris según Rubens en el Museo del Prado

Según contaban los clásicos, cuando se produjo el casamiento de Peleo y Tetis, fueron invitados todos los dioses del Olimpo. Solo quedó sin invitación Eris, la diosa de la discordia, ya que su influencia negativa podía perjudicar la nueva pareja. Pero Eris se enteró de la celebración del acontecimiento y acudió a la fiesta. Cuando todos estaban felizmente en plena celebración, Eris lanzó una manzana de oro y la ofreció a la diosa más bella entre las presentes. Fue Zeus, padre de los dioses, el que buscó al juez que debería elegir a quien correspondería la deseada manzana y el honor le correspondió a un humano, a Paris, hijo del rey de Troya. Tres fueron las  diosas aspirantes a la manzana destinada a la más bella: Hera, la esposa de Zeus, Atenea y Afrodita. Las tres quisieron influir en la decisión de Paris y, para buscar sus favores, no dudaron en recurrir al chantaje. Así, Hera ofreció a Paris el poder, convirtiéndolo en el más poderoso de la tierra, Atenea le ofreció la sabiduría, con lo que haría de Paris el más sabio de todos los hombres, y Afrodita, le ofreció el amor, de esta manera a parís no se le resistiría ninguna mujer. París no dudó un instante, eligió a Afrodita y se vio favorecido con el amor de Helena, la más bella de las mujeres de su tiempo. Helena abandonó por Paris a su esposo Menelao, rey de Esparta, que decidió emprender una batalla contra quien le había arrebatado a su esposa. Esparta invadió Troya y de esta manera comenzó la mítica batalla.

Ante la manzana que nos ocupa nosotros hemos de hacer como Paris. No tenemos que elegir entre ninguna diosa sino entre tres edificaciones que se sitúan entre las más bellas del modernismo.

La casa Lleó Morera (1902-1906) de Lluís Domènech i Muntaner:

historia paseo de gracia la manzana de la discordia gaudi idelfons cerda3 La Manzana de la discordia era para la más bella

 

La Casa Amatller (1898-1900) de Josep Puig i Cadafalch:

historia paseo de gracia la manzana de la discordia gaudi idelfons cerda2 La Manzana de la discordia era para la más bella

 

La Casa Batlló (1904-1906) d’Antoni Gaudí:

historia paseo de gracia la manzana de la discordia gaudi idelfons cerda1 La Manzana de la discordia era para la más bella

¿Cual es vuestra elección? Yo no lo tengo claro. Las tres obras son excelentes. Afortunadamente no soy Paris y no he de elegir la más bella. ¿Haréis lo mismo o tenéis una favorita?

Categoría: Historia | 26 febrero, 2014
Redacción: Edu García
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Historia / 4 julio, 2017

Un recorrido por los distintos barrios de Gràcia

Edu García nos lleva de paseo por La Vila de Gràcia, El Camp d’en Grassot i Gràcia nova, La Salut, El Coll y Vallcarca i Penitents.

Historia / 27 junio, 2017

60 años del SEAT 600

Celebramos que el icónico utilitario cumple 60 años desde que el primer modelo salió de la fábrica de Zona Franca con un repaso gráfico.

Historia / 15 junio, 2017

“30 Minuts” mostrará la cuenta atrás de la Sagrada Familia en un reportaje

“Sagrada Familia: compte enrere” se emite este domingo a las 21:55 en el espacio de TV3

Historia / 6 junio, 2017

A López y López, el monumento y el libro de su cuñado

Edu García hace una aproximación a la vida y milagros del Marqués de Comillas, vinculado a la trata de esclavos, cuya plaza al final de la Via Laietana está siendo objeto de controversia.