R t V f F I
(1) (2) (2) (3) (4) (5) (6)

De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359-1714)

Edu García se remonta hasta los orígenes de la institución en un especial en dos entregas que se completará la semana próxima.

Categoría: Historia | 12 diciembre, 2017
Redacción: Edu García

Según el Estatut d’Autonomia de 1979, la Generalitat es la institución de gobierno y está formada por el Parlament, el President y el Consell Executiu, es decir, el Govern. La institución no fue algo creado de la nada, sino que se planteó como la recuperación de la Generalitat histórica, creada en 1359 y dependiente de las Corts Catalanes. Así es una institución que cuenta con una historia que va más allá de la historia de España que tendría sus orígenes en el matrimonio entre los católicos reyes Isabel de Castilla y Fernando de Aragón en Valladolid en 1469.

 

TIEMPO DE CONDADOS

Para situar los orígenes de la institución nos debemos remontar muy atrás en el tiempo, en el siglo VIII. Entonces la península estaba gobernada por los visigodos que se encontraban en estado de lucha interna. Aprovechando la debilidad de las facciones en lucha las tropas musulmanas, encabezadas por Tariq y Muza, atraviesan el estrecho en 711 y rápidamente conquistan el territorio. Sólo dos zonas permanecerán fuera del poder musulmán, al norte, en la zona montañosa de la península, son, al oeste, Asturias, y, al este, la llamada Marca Hispánica, los condados aragoneses y catalanes.

La historia establece el inicio del reino de Asturias en el 718 con la elección de Pelayo como monarca y el 925 con Fruela II el reino crece con nuevos territorios y deja paso al reino de León.

Por lo que se refiere a la Marca Hispánica suele darse como fecha clave el 732 cuando las tropas francas, encabezadas por Carlos Martel, vencen a las musulmanas cerca de Tours, en la batalla de Poitiers, e inician su retiro hacia el sur. En este contexto, el 801 los francos expulsan a los musulmanes de Barcelona y establecen como gobernador del territorio a un conde-delegado del monarca. El condado de Barcelona no será el único (se crearán los de Girona, Osona, Besalú…) pero con el tiempo será el más importante. Dos factores hay que tener en cuenta para la posterior evolución, por un lado, el carácter hereditario que adquiere la figura del conde que pasa de padres a hijos, y, por otro, la situación fronteriza con territorios musulmanes que le posibilita la conquista hacia el sur que no pueden realizar el resto de condados que, además, serán integrados a la casa barcelonesa a través de políticas matrimoniales. El conde de Barcelona será un potente gobernante al comenzar el siglo XI.

1 De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359 1714)

 

EN EL REINO DE ARAGÓN

La pujanza del condado de Barcelona es paralela a la creación del reino de Aragón a partir de la unificación, en 1035, de los condados de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza por Ramiro I y que se expandirá también hacia el sur. Una figura clave en este sentido es el rey Alfonso, por sus hazañas conocido como el Batallador, que amplió el territorio pero dejó el trono sin descendencia. A su muerte, en 1134, la nobleza aragonesa pensando en un sustituto opta por su hermano Ramiro, entonces monje, para que abandone su piadosa vida monacal, se case y de al reino un heredero. Pero no sucede como había sido planeado, el monarca no tiene un hijo sino una hija como heredera, a la cual pronto se piensa en casar. La mejor opción que se considera es la del conde de Barcelona. Así en 1137, Petronila (en catalán Peronella) de tan sólo un año de edad, se casa con el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV de 22.El hijo de ambos, Alfonso, nacido en 1152 será el primer conde-rey del reino de Aragón.

El reino de Aragón presentaba un carácter descentralizado, cada territorio tenía sus propias leyes y costumbres, algo que se mantuvo incluso con la expansión posterior del territorio hasta el sur (con la conquista de Valencia) y a través de Mediterráneo. Será en este carácter descentralizado del Reino en el que se sitúan los orígenes de la institución.

 

21 De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359 1714)

En la Porta de Sant Jordi del Palau del Lloctinent, Subirachs dejó este plano de la expansión mediterránea del Reino de Aragón.

 

LAS CORTES

 

Esta visión histórica que, a grandes rasgos, nos ha llevado desde los tiempos de la invasión musulmana a los tiempos de la corona de Aragón ha de detenerse en una de las instituciones clave, las cortes que tienen sus antecedentes en la Corte Condal y en las asambleas de Pau i Treva. Las Cortes tenían carácter general de todo el reino o particular de los diversos territorios que lo componían: Aragón, Catalunya y Valencia.

 

3 De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359 1714)

Las Cortes en el frontis de les Constituciones catalanas (1495)

 

Con tal de tratar los asuntos, negocios y cuestiones de interés general relacionadas con los territorios que gobernaba el monarca se reunía con llamados braços o estamentos  en los que estaba dividida la sociedad. Éstos eran tres: el llamado braç militar o nobiliari que agrupaba a la nobleza, el llamado braç eclesiàstic, el más numeroso, que agrupaba a obispos, abades de monasterios y otros religiosos y el llamado braç reial o popular en el que se integraban los representantes de las ciudades, burgos o universidades. Todos estaban representados de ahí que se denominara a los presenten en la institución “Lo general de Catalunya”. El rey convocaba y los convocados habían de asistir obligatoriamente.

 

4 De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359 1714)

En la fachada del Palau de la Generalitat, en la hornacina en la que se sitúa la imagen de sant Jordi, aparecen los tres cabezas que representan a los diputados de cada brazo: a la izquierda aparece la testa de Lluis de Tamarit i de Rigós, diputat del braç militar, en medio Francesc Oliver de Boteller, abat de Poblet, diputat eclesiàstic y a la derecha Jaume Riu, burgés de Perpignan, diputat del braç ciutadà.

 

Las cortes catalanas se celebraban primero anualmente, primero en Barcelona, y más tarde (a partir de 1299) un año en Barcelona y otro en Lleida, aunque podía convocarse en otros lugares si el monarca lo creía oportuno. Con el tiempo (a partir de 1301) se celebraron cada tres años siempre y cuando no surgiera un motivo de fuerza mayor para ser convocadas de forma extraordinaria.

Las Cortes comenzaban con la proposición del monarca y seguía con la consiguiente contestación de los braços. Era una institución viva que iba regulándose a medida que era necesario.

Se tomaban decisiones con respecto a agravios y disputas, casi siempre motivados por excesos del monarca o de sus oficiales, se elaboraban leyes (Constitucions si eran propuestas por el rey y Capítols de Cort si las propuestas eran de los braços) y, lo que era importante, se concedía al monarca un donativo extraordinario para satisfacer sus necesidades.

Una vez todo hablado y discutido se cerraban las Cortes con un juramento, la promulgación de la legislación y su aceptación por parte de los reyes y los braços.

 

EL ORIGEN DE LA INSTITUCIÓN

La Generalitat surge en relación con el donativo que se ofrece al rey después de cada reunión de las Cortes. Ante las dificultades para recaudarlo, se establece, a partir de las cortes  generales de Monzón de 1283, una comisión temporal se hará cargo de esta misión. Es especialmente en el contexto de guerra que a mediados del siglo XIV se entabla entre los reinos de Castilla y Aragón cuando se hace patente la necesidad de crear una comisión permanente encargada de agilizar la recaudación del servicio o tributo que se concede al monarca. En este sentido, en las Cortes de Barcelona-Vilafranca-Cervera de 1358-1359 se propone que la comisión tenga un carácter permanente con lo que se considera 1359 como la fecha del origen de la institución. Entonces se fija en doce el número de delegados que la forman, cuatro por estamento, que formen la comisión permanente encargada de la recaudación y más tarde, en 1363, se rebajará el número a tres diputados y tres oidores de cuentas, uno por cada brazo y bajo la presidencia del representante del brazo eclesiástico. El primero en ostentar este cargo fue Berenguer de Cruïlles, obispo de Girona, que fue el presidente de la Generalitat entre 1359 y 1462. Poco después se ampliarán las atribuciones de la comisión, en las cortes de Monzón 1362-1363, las necesidades monetarias para mantener la guerra hacen que sea la misma institución la que se haga cargo de cobrar los impuestos del derecho bolla y de entradas y salidas sobre los consumos, las “generalitats” (se ha apuntado también que al ser pagados por todos podría ser ese también el origen del nombre de la institución).

 

5 De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359 1714)

A la entrada del barrio del Raval, en el carrer Sant Antoni Abat, aun se conserva la casa de la bolla, el edificio en el que se tributaba por el impuesto de entrada de mercancías en la ciudad.

 

UNA INSTITUCIÓN CON PESO POLÍTICO

La Generalitat instaló su sede en Barcelona a principios del siglo XV y sería ampliada rápidamente al ir incrementando su peso en la sociedad. La institución que nacía con un carácter eminentemente recaudatorio fue adquiriendo más peso para convertirse en la garante de las constituciones catalanas, añadía a sus atribuciones el detentar el poder que hoy definimos como ejecutivo en un contexto de progresivo distanciamiento de la monarquía tras el fallecimiento, sin descendencia, de Martí l, el último miembro de la dinastía catalana, y su sustitución, primero, por los Trastámara, en el último período del reino de Aragón, y, después, los Austria, iniciada la monarquía hispana. La Generalitat se enfrenta a la monarquía en defensa de las constituciones catalanas cada vez que éstas se pone en entredicho. Dos son los momentos de tensión:

El momento más delicado de la relación de la Generalitat con la Corona de Aragón es la guerra civil contra el rey Joan II (1462 y 1472), entonces la Generalitat, formando la Junta de Braços junto al Consell de Cent, depone al monarca y nombrará hasta tres sustitutos.

También en 1640 la situación llega a altos índices de tensión al producirse la llamada Guerra dels Segadors contra Felipe IV (1640) en el contexto de la guerra de los Trenta Años que supone la alianza hispano-austriaca contra Francia. La Generalitat, presidida por Pau Claris, se alinea con Francia que, a cambio de su apoyo, promete la creación de una república catalana. Todo vuelve a la normalidad al comprometerse el rey a respetar las instituciones y destituir al valido, el conde duque de Olivares, principal responsable de los excesos contra el autogobierno.

 

6 De viaje (por el tiempo) a la Generalitat histórica (1359 1714)

El Corpus de Sang, cuadro de Antoni Estruch (1907) expuesto en el Museu de Sabadell

 

LA GUERRA DE SUCESIÓN Y EL FIN DE LA INSTITUCIÓN

La tensión entre monarquía española y  Generalitat llega a un momento crítico con la guerra de sucesión, tras la muerte del último rey de la casa de Austria y la posterior guerra entre borbónicos y austracistas para hacerse con el trono español. Aunque en un primer momento se reconoce como monarca Felipe V de Borbón, la Generalitat termina por posicionarse a favor del bando austracista. Cuando la guerra se resuelve en contra de los intereses de Catalunya con la victoria borbónica la reacción de los vencedores será drástica hasta el punto que con los decretos de Nueva Planta se produce la desaparición de la institución. Josep de Vilamala sacristán del monasterio de Sant Esteve de Banyoles, en 1714 es el último presidente de la Generalitat, ocupa el número 121 de la lista. Habrá que esperar más de dos siglos para que la Generalitat reaparezca y, aunque no será la misma, seguirá siendo el órgano que detente la representación política del territorio.

Categoría: Historia | 12 diciembre, 2017
Redacción: Edu García
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Historia / 5 septiembre, 2018

Santa María del Mar… antes de “La Catedral del Mar”

Edu García repasa la historia de uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona con motivo del estreno en TV3 de esta serie.

Historia / 6 julio, 2018

Una historia de Sant Martí dels Provençals

Edu García nos lleva de paseo por los distintos distritos de este barrio industrial.

Historia / 13 junio, 2018

Recordando el Gran Price

Con motivo de Gran Price Vinyl Fest, una feria dedicada al vinilo que tendrá lugar el 16 y 17 de junio en el Espai Calabria 66 como homenaje a esta desaparecida sala recordamos su historia.

Historia / 17 mayo, 2018

Una historia del Palau de la Generalitat

El pleno de investidura de hoy nos sirve de excusa para trazar un recorrido histórico por este emblema del Gòtic.