R t V f F I
(7) (8) (9) (10) (11) (12) (13)

Generalitat recuperada, república y democracia

Tras la entrega de la semana pasada, Edu García completa su recorrido a través de la historia de la institución.

Categoría: Historia | 18 diciembre, 2017
Redacción: Edu García

Doscientos años después del fin de la guerra de Sucesión, en 1914, el catalanismo político vive momentos de cierto optimismo al recuperar competencias políticas con la Mancomunitat.

La reivindicación catalanista política comienza con la Unió Catalanista que en 1892 en Manresa establecen las llamadas Bases de Manresa o Bases para la constitució regional catalana” que proponía la recuperación del autogobierno de carácter federalista y continúa con Solidaritat Catalana, coalición de fuerzas políticas catalanistas de distinto signo y que vence rotundamente en las elecciones a Cortes de 1907. Aunque la experiencia no tuvo continuidad fue el primer paso para la recuperación de competencias políticas por parte de Catalunya.

La Mancomunitat suponía la agrupación de las cuatro diputaciones catalanas y sus funciones eran esencialmente administrativas más que políticas.

7 Generalitat recuperada, república y democracia

Fue importante ya que supuso por un lado, la unificación territorial, y, por otro, el reconocimiento, por parte del Estado, de la personalidad política catalana. La Mancomunitat la conformaban la Asamblea, donde estaban presentes los 96 diputados catalanes a Cortes, y un Consell con 8 consellers y un presidente. Los presidentes serían Enric Prat de la Riba, el impulsor de la institución, y, a su muerte en 1917, Josep Puig i Cadafalch quien fue depuesto con la llegada al poder de Primo de Rivera en 1923. Fue esencial en la modernización de Catalunya en el contexto económico de la industrialización y cultural de la Renaixença y el modernismo. Fue el inicio de la modernización del país, poniendo las bases de desarrollo en diversos ámbitos: infraestructuras de transporte (carreteras y ferrocarriles), telefonía, la educación, agricultura y ganadería, ciencia y cultura, asistencia social…

 

LA GENERALITAT RENACE REPUBLICANA

A la dictadura de Primo de Rivera le sucede la llamada “dictablanda” de Belenguer, pero el 12 de abril de 1931 las elecciones municipales dan una clara victoria a los partidos republicanos, el rey Alfonso XIII abandona el país y el 14 de abril de 1931 se proclama la República.

La proclamación de la república en Catalunya la hizo Francesc Macià, declarando la república catalana como integrante de una república federal de pueblos ibéricos.

 

8 Generalitat recuperada, república y democracia

 

En ese mismo momento se declaraba la República Española que no acepta el carácter que adopta Catalunya y tras una negociación entre Macià y los ministros Fernando de los Ríos, Marcel·lí Domingo y Lluís Nicolau d’Olwer se acuerda que Catalunya cuente con una autonomía que recibirá el nombre de Generalitat, la institución medieval que había sido abolida tras la Guerra de Sucesión, en 1714. El 17 de abril se restablece de forma provisional y el 26 del mismo mes se nombran el primer gobierno y la primera asamblea de representantes de municipios que se encargarían de elaborar el Estatuto de Núria. El 2 de agosto de 1931 el Estatut es aprobado en referéndum y, en setiembre de 1932 por las Cortes españolas, que recortaron algunas de las competencias establecidas.

 

9 Generalitat recuperada, república y democracia

 

Una vez aprobada la ley, el 20 de noviembre de 1932, se llevaron a cabo elecciones legislativas  que dieron lugar al primer gobierno estatutario con Francesc Macià como presidente (es el 122 presidente de la institución) y Lluís Companys al frente del Parlamento. Francesc Macià, l’avi, muere el día de navidad de 1933 y el Parlament elige para que lo sustituya a Lluís Companys.

En octubre de 1934 la situación de la Generalitat se complica a raíz de los llamados Fets d’octubre. La oposición del Govern de la Generalitat al nuevo gobierno que ha ganado las segundas elecciones legislativas de la República, las derechas de radicales y la CEDA, desemboca el 6 de octubre de 1934 en la declaración del Estat Català de la República Federal. La reacción por parte del Gobierno republicano será implacable: se lleva a cabo una dura represión en el territorio, se suspende el Estatut y se ordena el encarcelamiento del Gobierno. La situación dura hasta las nuevas elecciones generales de la república que son ganadas por el Frente Popular en febrero de 1936.

 

10 Generalitat recuperada, república y democracia

 

GUERRA CIVIL

El 18 de julio de 1936, un grupo de militares se levanta contra el legítimo gobierno republicano y empieza la guerra civil. En Catalunya la sublevación es sofocada y las fuerzas anarquistas se hacen con el poder, llegando a participar, a finales de año, en el gobierno de la Generalitat. La república se defiende. Desde Barcelona, entusiastas, salen grupos de milicianos con destino a los frentes de Aragón y Madrid.

La situación se complica, en 1937, fruto de las tensiones entre anarquistas, revolucionarios (La CNT-FAI y el POUM) y comunistas (el PSUC) se viven enfrentamientos en las calles durante los llamados Fets de maig. A los enfrentamientos entre los bandos opuestos seguirá la represión por parte de las fuerzas comunistas y la desunión en la retaguardia. Una situación que dejará tocado al bando republicano que será incapaz de frenar el avance de los golpistas.

A partir de marzo de 1938 la situación se complica aún más para el bando republicano, si ya había perdido la unidad debido a las tensiones en la retaguardia, ahora se suma un nuevo problema: los bombardeos por parte de las tropas aliadas de los golpistas, especialmente las de las escuadras italianas, que ocasiona grandes daños con prolongados bombardeos sobre la población civil.

 

11 Generalitat recuperada, república y democracia

 

FRANQUISMO Y EXILIO

Con la retaguardia desunida y azotada, la Catalunya republicana no puede resistir. La derrota en la batalla del Ebro tras más de un año de lucha en noviembre de 1938 deja las puertas abiertas al bando franquista: el 15 de enero de 1939 se rinde Tarragona, el 26 se ocupa Barcelona, Girona lo hace el 4 de febrero y el 10 se llega a la frontera francesa. Queda muy poco para la derrota definitiva de la Segunda República: el 28 de marzo cae Madrid y tras Valencia, Alicante, Murcia y Almería el 1 de abril se da por terminada la contienda.

 

12 Generalitat recuperada, república y democracia

 

La guerra, larga y cruel, lleva a un numeroso grupo de personas al exilio. La mayor parte de los llegados a territorio francés (se ha apuntado que la cifra de medio millón), son confinados en campos de internamiento (Gurs, Argelès-sur-Mer, Saint-Cyprien, Barcarès, Septfronds, Rivesaltes, Vernet d’Ariège…). Otros parten hacia países amigos como México o Argentina.

En este contexto, el gobierno de la Generalitat también es un exiliado más. El presidente Companys, instalado en Francia, es apresado por la Gestapo en su residencia en la Bretaña francesa el 13 de agosto de 1940 y entregado al nuevo gobierno franquista a los pocos días. Tras un juicio rápido y sin garantías, es condenado a muerte y fusilado en el Castell de Montjuïc el 15 de octubre de 1940. Es el único presidente elegido democráticamente asesinado.

Pero la desaparición del presidente no supuso el fin de la institución. La Generalitat, que oficialmente había sido abolida por Franco antes de terminada la contienda,  se mantuvo en el exilio, los presidentes serían Josep Irla (desde 1940 a 1954) y Josep Tarradellas (desde 1954 a 1980).

 

EL RETORNO A LA DEMOCRACIA

La muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975 permite un cambio hacia la democracia. El 22 de noviembre, el rey Juan Carlos I toma posesión de la jefatura del estado y el 13 de diciembre se forma el primer gobierno, presidido por Arias Navarro, que está en funciones hasta su dimisión en julio de 1976, siendo nombrado Adolfo Suárez. A finales de mes se ordena la amnistía de 287 presos políticos (que se amplía en marzo de 1977 con otras 1.940 presos). El 18 de noviembre se aprueba la Ley de Reforma política en el Congreso y un mes más tarde, el 15 de diciembre, se aprueba en referéndum. Uno de los símbolos de este periodo de cambios tiene lugar el 9 de abril de 1977, un sábado santo, cuando el partido comunista es legalizado.

En medio de estos tiempos convulsos se produce también el restablecimiento del autogobierno en Catalunya. El 29 de setiembre de 1977 el Consejo de Ministros del gobierno de Adolfo Suárez aprueba el restablecimiento de la Generalitat provisional, el 18 de octubre se publica en el BOE el nombramiento de Josep Tarradellas como presidente de la Generalitat y cinco días después, el 23 de octubre, pronunciaba, desde el balcón del Palau de la Plaça Sant Jaume, su famosa frase: “Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí”. Catalunya recuperaba su autogobierno.

 

13 Generalitat recuperada, república y democracia

Es curioso que la recuperación de la Generalitat fuera anterior a la aprobación de la nueva constitución de la democracia. No es hasta el 6 de diciembre de 1978 cuando es ratificada por referéndum, por el rey el 27 de diciembre y publicada en el BOE el 29 de diciembre. En ella se establecen las elecciones legislativas (celebradas el 1 de marzo de 1979) y se abren las puertas al Estado de las Autonomías que pondrá en marcha el Estatut, aprobado, junto al de Euskadi, en referéndum el 25 de octubre de 1979.

Las primeras elecciones autonómicas catalanas  se celebran el 20 de marzo de 1980, y suponen el retiro de Tarradellas de la vida política. El nuevo presidente elegido por el Parlamento en mayo de 1980 es Jordi Pujol que repite victoria electoral 6 veces consecutivas (1984, 1988, 1992, 1995 y 1999). Las elecciones de 2003 suponen un vuelco en las fuerzas políticas al formarse el tripartit (formado por el Partit dels Socialistes de Catalunyta-Esquerra Republicana de Catalunya e Iinicativa per Catalunya Verds – Esquerra Unida i Alternativa) alrededor de la figura del exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall. Al final de la legislatura, el Parlament aprueba la reforma del Estatut que será refrendado por referéndum el 18 de junio de 2006 y al cual el gobierno del Partido Popular presenta un recurso al Tribunal Constitucional. Mientras se repite de nuevo la fórmula del tripartit en las elecciones del 2006 con José Montilla como nuevo President. En 2010 y 2012 Convergència i Unió recupera la presidencia de la Generalitat con Artur Mas como presidente. Tras la suspensión por parte del Tribunal Constitucional de la reforma del Estatut se inicia un proceso, encabezado por las fuerzas nacionalistas, que reivindica un referéndum de independencia. Ante la negativa del gobierno de  realizarlo, las elecciones del 2015 se plantean como plebiscitarias y son ganadas por la coalición Junts pel Sí. Finalmente, el  nuevo presidente es Carles Puigdemont cuyo gobierno promueve un referéndum no reconocido para el 1 de octubre y la declaración unilateral de independencia que provoca la aplicación por parte del gobierno del artículo 155 de la constitución quesupone la declaración de nuevas elecciones para el jueves 21 de diciembre.

Categoría: Historia | 18 diciembre, 2017
Redacción: Edu García
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Historia / 5 septiembre, 2018

Santa María del Mar… antes de “La Catedral del Mar”

Edu García repasa la historia de uno de los edificios más emblemáticos de Barcelona con motivo del estreno en TV3 de esta serie.

Historia / 6 julio, 2018

Una historia de Sant Martí dels Provençals

Edu García nos lleva de paseo por los distintos distritos de este barrio industrial.

Historia / 13 junio, 2018

Recordando el Gran Price

Con motivo de Gran Price Vinyl Fest, una feria dedicada al vinilo que tendrá lugar el 16 y 17 de junio en el Espai Calabria 66 como homenaje a esta desaparecida sala recordamos su historia.

Historia / 17 mayo, 2018

Una historia del Palau de la Generalitat

El pleno de investidura de hoy nos sirve de excusa para trazar un recorrido histórico por este emblema del Gòtic.