R t V f F I
2pebrots suculent kakkoy kakkoy2 montbar falconera wakasa bardelpla

Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

Lista útil para lectores abrumados. Sin estrellas Michelin y de 20 a 45 euros. Abrochaos los baberos, que despegamos

Categoría: Gastronomia | 19 diciembre, 2016
Redacción: Óscar Broc

En plena burbuja gastronómica barcelonesa, resulta cada vez más difícil recorrer la intrincada e interminable red de restaurantes de calidad que está saturando la oferta de la ciudad. Esto no podrá sostenerse demasiado tiempo; hay demasiados negocios para tan poca gente con el bolsillo saneado. Por eso, he decidido elaborar una lista que sea útil e indicativa para el lector abrumado. Los restaurantes de Barcelona que más me han impresionado este año, los sitios a los que he ido más veces… mis templos.  Y que nadie se asuste, que no me las daré de exquisito: sin estrellas Michelin y sin sobrepasar los 50 euros por cabeza. Abrochaos los baberos, que despegamos.

2 Pebrots

Doctor Dou, 19. (35-40 €)

2 Pebrots es una anomalía sin igual en el panorama gastronómico barcelonés. El equipo de Albert Raurich –responsable también de Dos Palillos- ha actualizado recetas antiguas y sabores ancestrales de la cocina mediterránea, y ha hecho magia para el futuro. Los caracoles con tripa de bacalao os dejarán sin aliento. Los pezones de cerda con caldo de jamón os harán gemir. Los puerros a la antigua, aunque simples, son una experiencia religiosa. Y el arroz con tuétano os obligará a pellizcaros las mollejas para comprobar que seguís en el mundo de la vigilia. En mi universo, el mejor restaurante de 2016 sin discusión.

2pebrots Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

Suculent

Rambla de Raval, 43. (35-40 €)

 Cada vez que voy a comer, salgo del revés. Y no porque me beba hasta el agua de los floreros, que también, sino por la calidad cósmica de absolutamente todas las recetas. Suculent es un sueño húmedo para los amantes de la comida. Ahí va mi lista de greatest hits: ceviche de gamba roja, mongetes con huevo y papada, boquerones marinados con su raspa, calamar a la pancha con foie, ostra con panceta y salsa de pistacho, cresta de gallo… Cocina popular refinada, con un punto de autor; el equilibrio perfecto entre sabor y audacia. La Rambla del Raval le pertenece.

suculent Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

 Kak Koy

Ripoll, 16.  (40 €)

 Desde la barra (y solo desde ahí porque no hay mesas) podrás contemplar el trajín de la cocina. Como si una radiografía perfecta te permitiera ver las entrañas de este pequeño monstruo gastronómico dedicado a la brasa japonesa. La cocina robatayaki adquiere otra dimensión tanto en las navajitas y las ostras a la brasa, como en la sabrosísima brocheta de secreto ibérico. También preparan un temaki de atún apoteósico. Y el wagyu, oh, el wagyu no toma prisioneros cuando burbujea en la carrilera del comensal. Pero si hay algo imprescindible, eso es la parpatana de atún, una de las partes más sabrosas de este sacro pescado, sometida al tratamiento de la parrilla milagrosa de Kak Koy. Cuando notéis la grasa del bicho convirtiéndose en ambrosía al entrar en contacto con la lengua, agarraos firmemente a la barra: a más de uno le han tenido que aplica varios exorcismos para arrancarle del trance atunero.

KakKoy Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

KakKOY2 Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

Mont Bar

Diputació, 220. (45-50 €)

 Su cocina mediterránea arriesgada, iconoclasta y mutante consigue flotar en una placentera nebulosa entre modernidad y tradición. Cada platillo es una fiesta ocular y gustativa. Presentadas con una estética en muchos casos rompedora, las recetas de este recetas de este espacio, que mantiene su carta en movimiento perpetuo, son pequeños cuadros comestibles, realizados con la mejor materia prima posible. La coca de vidre con foie y piñones, el cochinillo con helado,  el canapé de plancton y erizo de mar, el mochi de sobrasada y queso, el tiramisú trufado… Bienvenidos al Moma de los platillos barceloneses.

montbar Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

 La Falconera

Enric Granados, 58. (30 €)

  Si no os gusta el canelón de hojaldre de rabo de toro de La Falconera, jamás podremos ser amigos. Junto a la pilota con calamar, es uno de los platos cumbre de este nueva casa de comidas. La relación cantidad-calidad-precio es asombrosa: hablan de platillos, pero las raciones son platazos. Y eso que la materia prima es colosal, la protagonista absoluta de un carta en la que destacan los guisos y la mandanga con fundamento. Devoramos el rabo de toro enloquecidos y pedimos unas deliciosas setas con huevos fritos, un entrecote de atún jugosísimo y una tostada de foie con cebolla caramelizada no apta para menores de 18 años. La vida es esto.

falconera Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

 Wakasa

Nàpols, 287. (40-45 €)

La enésima vez que fuimos con los colegas a Wakasa, la propietaria japonesa nos dijo que nos había preparado algo especial. ¡Al cabo de unos minutos, apareció con una carrillera de atún del tamaño de un televisor de 40 pulgadas. Media cabeza de puro bicharraco, cocinada al horno. Nada más. Cuando hundí los palillos en aquella masa sospechosa, temiéndome lo peor, descubrí uno de los manjares más alucinantes que he probado en mi vida. Media hora después, parecía que había pasado una horda de pirañas por aquel cráneo de pescado: dejamos el cartílago más pulido que una mesa de mármol. Es un ejemplo de la seriedad con que Wakasa afronta la cocina japonesa tradicional. Pedid cualquier cosa que lleve huevo a baja temperatura y erizo. Los fideos deberían caer también. ¿Los nigiris de atún en cuatro fases? Sí o sí. El japonés más japonés de todos los japoneses de Barcelona sigue siendo el mejor japonés de Barcelona.

wakasa Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

 Mano Rota

Creu dels Molers, 4. (35-40 €)

Bernat Bermudo y Oswaldo Britto han apostado por una cocina moderna, sin fronteras, sabrosa, divertida. No existe el aburrimiento en la carta de Mano Rota; el espectáculo debe continuar y os aseguro que no cesará hasta que hayáis apurado la cucharilla del postre. Una mezcla de sabores mediterráneos y orientales colorea una carta que ha seducido a los barceloneses y ha vuelto a poner a Poble Sec en la cúspide del mapa gastronómico local. Un consejo: por 60 euros, podéis sumergiros en un menú degustación seleccionado por los chefs. No seáis tacaños y haced honor al nombre del restaurante por una vez en vuestra vida.

 Bar del Pla

Montcada, 2. (30 €)

Las tapas y platillos de Bar del Pla atraen al gentío hasta las profundidades de la calle Moncada como el flautista de Hamelín a los roedores. Los camareros reparten felicidad en forma de cocina de mercado con toques de autor, materia prima de calidad y alguna que otra concesión oriental. He recomendado el Pla a docenas de amigos y todos han repetido. Porque resulta difícil encamarse una sola vez  con sus croquetas de calamar, su rabo de toro, sus laminitas de wagyu, su flor de calabacín con bacalao, sus champiñones con wasabi y fresas, sus calamares con garbanzos y su sumiller, Camila Espinoza: de lo mejorcito que hay en Barcelona.

BARDELPLA Los mejores restaurantes de Barcelona de 2016

Servicio Continuo

Diagonal, 353. (30-35 €)

 Siento debilidad por esta coctelería premium que también es restaurante premium. O viceversa, quién sabe… Servicio Continuo tiene su cocina abierta hasta las 2 de la madrugada, como la magnífica barra. Si os apetece beber fuerte y cenar tarde, aquí podréis hacerlo. La coctelería es colosal, está entre las mejores de Barcelona – si no tiene el mejor Bloody Mary de la ciudad poco le falta-, pero la cocina del chef Carles Yáñez es también de mascletà. En Servicio Continuo mandan los platos pequeños con personalidad, sobrados de alma, sin fronteras. Los mejillones al curry verde, el dim sum, la costilla de cerdo vietnamita o el sándwich Tregebov son algunos de las joyas culinarias de este maridaje perfecto. Cócteles y comida de calidad hasta las tantas; así sí.

 

Bonus Track-

 La Porca

Mata, 16. (20 €)

 Sencillo y letal. Bocadillos y tapas… Para empezar, hay que perseguir el tartar de fuet y las patatas con salsas y cerdo. Con una materia prima como la de Cal Garrigosa (Abrera) nada puede salir mal. De ello dan fe los maravillosos bocatas que salen de la cocina como proyectiles de sabor. Si te dejas aconsejar, todos los caminos te llevarán al de cerdo de la casa, una montaña rusa de jugos y colesterol. No obstante, mi proyectil favorito es un artefacto diabólico que lleva albóndigas de pollo con parmesano, salsa de tomate ahumada, queso fundido y orégano. Todo embutido en dos lonchas de pan blando ligeramente tostado. Me habré zampado como 10 bocadillos de pollo de La Porca en lo que va de año y todavía no he tenido suficiente. La droga es así de perra.

Categoría: Gastronomia | 19 diciembre, 2016
Redacción: Óscar Broc
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Gastronomia / 6 marzo, 2017

Del 1 al 10, ¿con qué vino te quedas?

A pesar de que el consumo por cápita del país es de unas 23 botellas al año, la mitad de consumidores no saben definir qué vino les gusta

Gastronomia / 1 febrero, 2017

La victoria del ramen

La sopa de fideos japonesa se impone ante el pescado crudo. Te revelamos los mejores lugares de Barcelona donde tomarlo

Gastronomia / 20 enero, 2017

El agua, la gran desconocida

Entrevistamos a Faustino Muñoz, uno de los pocos catadores de agua en el mundo. Mediante un experimento, nos reta a encontrar el sabor, el color y el olor del agua

Gastronomia / 13 enero, 2017

Hamburguesa, gofres y queso: los best seller de un restaurante vegano

Hablamos con Max, co-propietario del restaurante vegano Väcka, quién se pregunta que desde cuándo la leche es imprescindible para hacer queso o gofres, o carne para hacer una buena hamburguesa