R t V f F I
cerveza-artesana-barcelona-1 cerveza-artesana-barcelona-2 cerveza-artesana-barcelona-3 cerveza-artesana-barcelona-4 cerveza-artesana-barcelona-5 cerveza-artesana-barcelona-6 cerveza-artesana-barcelona-7

¡Revolución agraria, ya!

La cerveza artesana ha tomado Barcelona.

Categoría: Gastronomia | 25 febrero, 2015
Redacción: Paul-Simon Geddis

Lo que ha sido un goteo constante durante los últimos años ya es un diluvio. La cerveza artesanal, de fabricación a pequeña escala y de opciones casi ilimitadas en sabores y potencia, ya ha tomado la ciudad. Y con ello, ha cambiado para siempre el significado de la frase “salir de cañas”.

“Antes, en España, la cerveza que bebías dependía de la provincia en que vivías” me explica Juan, trabajador de la empresa de ‘homebrewing’ Family Beer. “Más allá de eso había muy poca cultura cervecera”. La tienda, que vende todos los productos imaginables para la elaboración de cerveza en casa, desde maltas hasta las cebadas, lúpulos y levaduras, ya lleva 2 años en operación en el barrio de Gracia y representa un lado creciente del negocio, el del micro-brewing o el ‘do it yourself’. “Para muchos clientes es este el lado que les resulta más atractivo” me cuenta. Lo que engancha, dice, es “el sentido de creación… gente que dice ‘vamos a inventar cosas’.”

El otro atractivo, claro, es tener tu propia fuente ilimitada de cerveza en casa. Pero Juan niega que el homebrewing sea terreno de los alcohólicos. “A ver, estas cervezas no son de beber cada día. Si quieres emborracharte a lo barato, hay muchas opciones”. Así que descartado mi gran teoría sobre que el boom se deba a la crisis. Pero, ¿a qué se debe entonces?

“Por un lado está la novedad. Por el otro, el efecto moda. Es inevitable que tarde o temprano el mercado se sature, pero también es cierto que la cerveza artesana sólo ocupa un 2% del mercado entero de la cerveza”. Así que, por ahora, hay espacio para todos.

La tienda en si se parece más a la parte trasera de una panadería, o una almacén de materiales de obra, que un sitio en la vanguardia de un nuevo trend. Sacos de cebada importados de Alemania o Bélgica ocupan una esquina, y las estanterías casi se desploman debajo de bolsas de lupula. Sin embargo es un desorden controlado, que da un encanto rústico a la operación, y donde se ve la mano del dueño, Peyo, que dejó a su trabajo haciendo atrezo cinematográfico, para montar este negocio. El efecto: profesional pero desenfadado es sin duda un atractivo para los clientes, gente que Juan describe como “curiosos” y con un gran sentido de comunidad entre ellos. Algunos de sus clientes “acaban de formar un club de homebrewing. La cervecería Edge (en Poblenou), les cede el espacio una vez al mes”.

El homebrewing no podría tener mejor publicidad que las cervezas artesanas que ya se venden en un creciente numero de bares de la capital. Hacer tu propia cerveza resulta un tanto adictivo, y son los bares los camellos que dan a la gente su primera dosis. “Casi todo el mundo que lo prueba por primera vez, vuelve a pedirlo” me dice Alexis, dueño de la Pubilla. El bar, que lleva ocho años en el barrio tiene la distinción de tener una cerveza artesana casi de la casa. La Gamberra  – un buen nombre para una cerveza tan potente como sabrosa – resulta ser la invención de un ex camarero del bar, Bernat Sayrach, quien ahora está concentrado en expandir su producción. La cerveza resultante estar llena de matices, casi dulce en sabor, y al beberla da la impresión de que aporta más nutrientes que el cocido de la abuela. No hace falta decir que fue un hit. “Antes teníamos 6 cervezas artesanales en botella” me cuenta Alexis. “Ahora, sólo vendemos esta, y en tirador”.

Aunque piensa que la cerveza artesana ha llegado para quedarse, Alexis no confía con el gran crecimiento de los últimos años. “Barcelona es una ciudad de prontos” me dice, haciendo referencia al hecho innegable de que muchas innovaciones de la ciudad florecen para luego quedar en el olvido. También es realista sobre el margen que se puede sacar de un producto que en primer lugar no es barato de elaborar. “[respecto a los productores] es difícil hacerlo rentable a pequeña escala. Todavía estamos en un proceso inicial. Falta que la gente apueste un poco más por ello”.

Lo dicho. Se ha notado un publico creciente de gente que se acercan al bar “directamente a tomar una artesanal”. Pero tampoco corresponde al estereotipo hipster con que el movimiento está asociado en EEUU y el reino unido. “Es un publico heterogéneo” me dice. “Desde heavies, hasta gente con corbata. Y a todos les gusta”. Un brindis.

Categoría: Gastronomia | 25 febrero, 2015
Redacción: Paul-Simon Geddis
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Gastronomia / 14 septiembre, 2017

4 claves para entender la nueva moda del yogur

Un alimento nutritivo, práctico y un genial complemento.

Gastronomia / 13 julio, 2017

5 cócteles para refrescar tus noches de verano

Con la participación de Hotel Omm, Hall0 By Javier de las Muelas (Hotel Monument), Hotel Pulitzer, Bistrot & Champagne Bar de Santa Eulàlia y Hotel Alma.

Gastronomia / 12 julio, 2017

Arranca la 3ª edición de la campaña solidaria 12 tapas, 1 mundo

La recaudación de estas tapas a 1 euro se destinará íntegramente a 12 entidades sin ánimo de lucro Afibromed, Llars Compartides, Fundació Bellaire o Mi Compañero de Viaje.

Gastronomia / 5 julio, 2017

Vuelve La Fira de Cerveses del Poblenou, con 48 cervecerías y más de 200 variedades

Hablamos con tres de los productores participantes en el certamen, Espina de Ferro, Reptilian y Santo Cristo.