R t V f F I
boca-chica-cocteleria-maridajes-1 boca-chica-cocteleria-maridajes-2 boca-chica-cocteleria-maridajes-3

La coctelería Boca Chica presenta Paired of Boca

Una propuesta que casa los cócteles del barman Sergio Padilla con los platos del chef David Serra.

Categoría: Gastronomia | 31 marzo, 2015
Redacción: Silvia Micolau

Boca Chica, la coctelería adjunta al restaurante Boca Grande, estrena cenas que unen las creaciones del chef de Boca Grande David Serra y los cócteles del bartender y director de Boca Chica, Sergio Padilla. Haciendo suyo el concepto de menú armonizado con distintos vinos, en esta ocasión serán los tragos elaborados por el mixólogo los que aportarán más matices sápidos a las recetas.

En esta nueva carta se ha optado por cócteles de baja graduación para no superar, en la mayoría de los casos, el índice de alcohol presente en una copa de vino. La minuta se compone de 4 entrantes, 4 platos principales y 3 postres a elegir, acompañados cada uno de un cóctel.

Así, con los entrantes -Cortezas de bacalao artesanas al estilo David Serra y ostra francesa nº 3; Jamón ibérico 5 Jotas con coca de Folgueroles y corazón de alcachofa frita; Brazo de gitano con mousse de foie y láminas de mango caramelizado, y Ceviche de corvina- os ofrecerán un Bloody del chef (vodka, tomate, curry rojo, salsa Perrins, sal de apio y pimienta blanca), el Media Combinación (vermouth rojo reserva, triple seco artesanal, ginebra y un toque de cava), el Amar por amar (amaretto, nuez moscada, frambuesa, lima y naranja), y el Killer (vodka semi picante, fruta de la pasión, vainilla, lima y cava).

Los platos principales -Tartar de salmón a la soja y sésamo, con puré de manzana, agua de pepino y aire de apio; Patatas de Olot (carne de pollo, ternera y bechamel envueltas en patata monalisa); Vieiras con tempura de algas y salsa de ostras, y Tartar de atún Blue Fin con huevas de trucha, soja, AOVE y una base de aguacate- se sirven con los combinados Friendly 75 (champagne Louis Roederer, vodka infusionado en estragón, manzana y lima), el New Yester (ginebra, romero, lima y vino tinto), Nara Reserva (un cocktail envejecido en sus propias barricas de vermouth reserva rojo, ginebra Jinzu y licor de cereza), y el Brainstorming (sake, albahaca, manzana, lima y jengibre).

Para terminar, tres opciones de postres: Catanias de chocolate, una Tabla de quesos catalanes con mermelada de violeta y dados de membrillo, y Strudel de manzana con canela, pasas hidratadas al ron y crema de vainilla. Maridados, respectivamente, con las mezclas Conducta Africana (ron, menta, sirope de jengibre y limón), Jacobs Tonic (Tanqueray Ten, pomelo e infusión de chai tea a -78ºC), y Tokyo (vodka infusionado en cardamomo, zumo de yuzu y sirope de jengibre).

 

Boca Chica
Passatge de la Concepció, 12. Barcelona
T. 93 467 51 49

 

Fuente: Dones Gourmet de Catalunya

Categoría: Gastronomia | 31 marzo, 2015
Redacción: Silvia Micolau
Tags:  barcelona, Boca Chica, Boca Grande, cenas, cocktails, coctelerías, cócteles, David Serra, Eixample, Maridajes, restaurantes, Sergio Padilla,

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Gastronomia / 29 noviembre, 2017

Cada oveja con su pareja en The New York Shaving company

El barbero Ivan Ferdinand, que toma estos días The Seagram’s New York Hotel at The Corner, propone cuatro cortes de pelo según distintas franjas de edad. El expertise de Caffé Dante NYC lo completa con su oferta de cocktails.

Gastronomia / 10 noviembre, 2017

Conoce a Jaime Young, el chef del mejor brunch de Nueva York

Al habla con el propietario del Sunday in Brooklyn, restaurante que ha tomado el The Seagram’s New York Hotel at The Corner.

Gastronomia / 9 noviembre, 2017

Un menú de hotel con estrella Michelín

Creaciones de chefs de renombre internacional como Martín Berasategui, Carme Ruscalleda, Fran López y los hermanos Roca.

Gastronomia / 5 octubre, 2017

Neo Tokio-Barcelona: restaurantes japoneses a descubrir

No son los típicos japoneses. Exploran la gastronomía nipona más allá de los tópicos y, pese a haber llegado hace poco a Barcelona, ya son de culto.