R t V f F I
cabecera detalle-interior interior

Una ronda por las librerías de Barcelona con sus libreros: hoy, Bernat Colomer (Malpaso)

Iniciamos un recorrido por las librerías barcelonesas de pequeño formato con Bernat Colomer, librero de Malpaso.

Categoría: Cultura | 11 octubre, 2017
Redacción: Álvaro García Montoliu | Fotografía: Mauricio Salinas

cabecera Una ronda por las librerías de Barcelona con sus libreros: hoy, Bernat Colomer (Malpaso)

Es un hecho que Barcelona ha vivido en, por lo menos, el último lustro una reactivación en su red de librerías. Si la pasada década era todo pesimismo, ahora, superado o desinflado el fantasma de lo digital, el panorama es más alentador. Se debe, en buena medida, a la apertura de una serie de pequeños establecimientos en los que se ha recuperado la figura del librero como prescriptor, como alguien con quien poder departir y de cuyas recomendaciones fiarte.

Uno de los nuevos actores del panorama literario barcelonés es la librería Malpaso, que toma un local de Diputació 331. Con apenas un año de vida, esta iniciativa de la editorial Malpaso traslada su filosofía estética a un espacio de 140 metros de paredes blancas, altísimos techos y gusto minimalista. Con ellos, precisamente, hemos querido iniciar nuestra ronda de entrevistas a los libreros de Barcelona. Abre fuego Bernat Colomer, de 31 años y experiencia en Fnac, Casa del Llibre y Gigamesh.

¿En qué consiste el trabajo del librero?

De una manera genérica en vender libros, pero no es solo eso, por supuesto. Como lo enfocamos aquí es que eres un prescriptor y una especie de consejero. Me gusta pensar que nuestro papel es guiar al lector y cliente y presentarle distintas opciones de libro que le puedan servir para ampliar sus horizontes. No nos gusta quedarnos en lo que le gusta al cliente, sino que a través de esos gustos ir dirigiéndole hacia otras cosas que le puedan resultar interesantes y que le saquen de su zona de confort.

Entiendo que hay que conocerle mucho.

Sí, no su vida, claro, pero siempre que me piden alguna recomendación les pido que me den algo con lo que trabajar: lo que le gusta, lo que no le gusta, un punto de agarre a partir del cual pueda trabajar y conocerle.

Hay que leer muchos libros, ¿no?

Sí, pero no tienes que leerlos todos porque eso es imposible, sino saber venderlos. Es tu trabajo tener cierto conocimiento, saber todo lo que está pasando en el mundillo editorial y poder ser capaz de hablar y tener cuatro ideas de cada libro que tienes en la tienda. No puedes trabajar de librero sabiendo de un género en concreto. No puedes hacer un buen trabajo así porque te vienen muchos tipos de lectores: los que solo leen premios Planeta, los que solo leen novela negra o solo les gusta el ensayo.

¿En qué momento uno decide hacerse librero?

En mi caso no es algo que viniera dado por una decisión. Siempre he sido muy de leer, de tener libros por todas partes, y a partir de cierto momento acabé trabajando en Fnac. Esta posibilidad de hablar de libros con gente, que es algo que yo haría gratis, podía hacerlo recibiendo algo de dinero a cambio. A partir de ahí ves que eso es lo que quieres hacer, mantener un diálogo sobre libros con la gente es algo bonito y, además, sientes que aportas algo a la sociedad.

detalle interior Una ronda por las librerías de Barcelona con sus libreros: hoy, Bernat Colomer (Malpaso)

Ya me has aportado algunas claves pero, ¿cómo es un día en la librería?

Tiene muchas partes, está la más aburrida, que es de gestión logística: recibir libros, desempaquetarlos, ordenar la tienda… Luego tienes la parte previa, que es repasar los catálogos de novedades y hacer una previsión de lo que vas a pedir. También preparar eventos, porque tenemos una agenda cultural bastante completa con presentaciones o lecturas de poesía. Por supuesto, también está la atención al público, que es lo primordial. En el momento en el que entra alguien por la puerta hay que dejar todo lo que estás haciendo para enfocarse en esa persona.

¿Cómo es tu relación con las editoriales?

Las librerías somos el brazo ejecutor de las editoriales y somos los que al final vendemos y movemos el producto. Siempre tienes tus editoriales favoritas con las que tienes más feeling y contacto directo. En estos últimos años, con este boom de editoriales de tamaño pequeño y mediano, la comunicación con ellas es muchísimo mayor. Con grandes grupos como Planeta y Penguin puedes tener una relación cordial y directa con tus comerciales pero ahora la tienes muchas veces incluso con el mismo editor. Es positivo porque te nutre y das un feedback necesario a los editores. Hay un lado negativo de todo esto y es que hay editores que solo ven los números y desconocen el comportamiento de sus libros en otras librerías.

¿Con la irrupción de internet y de gigantes que lo están mecanizando todo, tiene más importancia que nunca este oficio?

No sé si es más importante que nunca pero está viviendo una recuperación. Es una dinámica que tiene sentido porque en los últimos 10 o 15 años había una tendencia brutal hacia librerías lo más grande posibles para aglutinar el máximo número de clientes y ahora, en cambio, han abierto en Barcelona casi 10 librerías de un tamaño mucho menor, buscando la conexión con el cliente y aportar un valor añadido. La gente está cansada de ir al Fnac donde, sí, hay miles de libros, pero es cogerlo e irte, no hay nada más. Les falta el diálogo constante con el librero.

¿Qué futuro le espera a las librerías y a libreros?

Es un trabajo difícil de automatizar aunque exista Amazon y Google Reads, pero el librero se va recuperando como figura de asesor. Seguirá habiendo librerías grandes que son como supermercados en los que coges el libro y te vas y también pequeñas librerías, de formato chiquitín y mínimos costes que permitan experiencias distintas.

¿Has dado el salto al digital?

Me parece ideal. En su momento nunca creí en mensajes apocalípticos de que el ebook venía a acabar con el libro porque no me parecía que tuviese sentido. Es algo perfectamente compatible. Tener tu biblioteca y paredes enteras llenas de libros hasta el techo es un componente estético que me encanta. Pero a la vez no tienes tiempo, ni dinero, ni espacio para tenerlo todo y para eso el ebook es súper práctico. Incluso para viajes o para gente mayor con problemas de vista.

interior Una ronda por las librerías de Barcelona con sus libreros: hoy, Bernat Colomer (Malpaso)

¿Qué tres libros son ahora mismo los más vendidos de la librería?

Dos de ellos son de Malpaso: “Cómo comportarse entre la multitud” de Camille Bordas y “Diario de un incesto”, un testimonio anónimo de una chica que mantiene una relación incestuosa con su padre a lo largo de su vida y lo narra con una crudeza brutal. El otro sería “La casa inanimada”, un cuento ilustrado del que ya hicimos la inauguración de la exposición. Me recuerda por concepto a “La casa de hojas”.

¿Y cuáles serían los tres que recomiendas para este otoño?

El de The KLF sin duda porque es una bizarrada. Me sorprende cómo está escrito y cómo han encontrado esa voz narrativa. Los otros dos son los que comentaba antes. Nosotros trabajamos mucho la recomendación y entonces los tops de venta no tienen nada que ver con los de ninguna otra librería porque están muy basadas en lo que nos gusta y lo que creemos que vale la pena. El de Camille Bordas es el que más me ha gustado este año y lo estoy recomendando mucho. Es muy bonito, cuenta la historia de una familia disfuncional en la que quien más quien menos es genio o doctorando menos el hijo pequeño de 11 años que es el narrador. A través de él vas descubriendo que pese a sus intelectos la vida les machaca igualmente. Otro sería “Violación en Nueva York”, de Lince Ediciones. Es de una chica que se llama Jana Leo que un día en su apartamento entró un hombre a punta de pistola y la violó. Pasó por un proceso psicológico evidentemente muy complicado pero no se queda quieta y empieza a investigar. Descubre que fue una treta de su casero para amedrentarla y conseguir que se fuese del piso para alquilarlo a un precio muchísimo más alto. Hay un análisis cojonudo de que la violencia tiene un componente económico.

Categoría: Cultura | 11 octubre, 2017
Redacción: Álvaro García Montoliu | Fotografía: Mauricio Salinas
Tags:  Bernat Colomer, Malpaso,

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 14 diciembre, 2017

Luup Records monta su primera fiesta-concierto en BeGood

El sello barcelonés presentará las propuestas de PAVVLA, Cor Blanc, Museless y más.

Cultura / 13 diciembre, 2017

Phenomena preestrena la nueva película de “Mazinger Z”

La nueva entrega del popular anime se proyectará el 13 de diciembre en la sala barcelonesa antes de su estreno oficial.

Cultura / 13 diciembre, 2017

Blues solidario en Harlem Jazz Club

La sala barcelonesa ofrece un concierto benéfico de Mr. Shingles

Cultura / 12 diciembre, 2017

Las personas refugiadas y el diseño como herramienta de transformación social

Lara Costafreda ofrecerá el 13 de diciembre una conferencia como parte de la campaña Casa vostra, casa nostra.