R t V f F I
contubernios-en-paseo-de-gracia-play-footsie

Contubernios en el Paseo de Gracia (II)

Cómo una invitación para sumarte a un lobby catalanista que se reúne en un piso de Paseo de Gracia puede terminar en acoso sexual.

Categoría: Cultura | 2 septiembre, 2014
Redacción: Cristian Segura

Los hechos aquí descritos sucedieron tal y como los narro. Puede parecer el argumento de una película de Jim Jarmusch, pero la historia es demasiado inaudita como para ser una ficción.

Hará unos tres años investigué sobre un producto que se distribuía en la zona alta de Barcelona, una especie de jarabe de células madre que, según su creador, garantiza la vida eterna. Se vendía “en petit comité”. Para ser exactos, se vendía en una clínica veterinaria. Tenía mucho éxito: cada día, decenas de mamis con el chándal del Iradier y bronceado de fin de semana en Pals acudían a la consulta del veterinario para comprar el producto. Mi reportaje salió publicado. Gente muy VIP de la ciudad explicaba su experiencia con el brebaje. También daba su opinión el científico que tenían que conceder la licencia comercial al producto. El científico descartaba que garantizara la vida eterna pero sí confirmaron que se trataba de un excelente antioxidante.

El caso es que una de las mujeres que se encargaba de la distribución del jarabe me invitó a una cena muy especial para que recogiera más testimonios sobre las virtudes de la cosa. Era la reunión de un club secreto, de nombre El Drac Català, o algo parecido. Era –lo es todavía, supongo- una sociedad de personas influyentes con sensibilidad catalanista. El ágape se organizaba en un piso del Paseo de Gracia. Si no recuerdo mal, era el show room de una empresa. La reunión se celebraba en un comedor de grandes ventanales, cortinas de triple pliegue y parquet de madera noble, con un camarero y un cocinero para servir a ocho personas. A parte de mí, los invitados eran cuatro empresarios, mi anfitriona, el creador del jarabe y una ex consejera de la Generalitat. Los empresarios eran presidente de compañías muy conocidas, con facturaciones que oscilan entre los 20 millones y los 300 millones de euros.

A mi derecha se sentaba la anfitriona; delante de mí, la consejera. Mi anfitriona está emparentada con dos presidentes de la Generalitat. Uno de ellos había dicho que se acercaría a tomar el café. Mi anfitriona empezó rápido a pimplar. Bebía el vino a una velocidad endemoniada. Mientras ella le daba a la botella, el grupo se intercambiaba anécdotas y mensajes privados de asuntos variopintos, desde la competencia en el PSOE para ocupar la secretaría general a ciertos líos bancarios. De repente, la anfitriona empezó a hacer piececitos conmigo por debajo de la mesa. Se había descalzado un pie y primero lo restregó en mi pantalón y luego en mi paquete. Mi reacción fue sonreír y decirle con la cabeza que  se estuviera quieta.

Poco después la anfitriona se levantó, se puso detrás de mí y me pidió en voz alta, ante tan selecto público, si me importaba que me morreara. Delante de mí tenía, lo quiero recordar, a una importante política que todavía hoy me encuentro en citas profesionales. La consejera también sonreía pero bajó la mirada hacia el plato. Por fin apareció el ex presidente de la Generalitat y aproveché para largarme. Mi anfitriona puso pegas pero la driblé fácilmente gracias a su estado etílico.

La conclusión es que fui invitado para ser acosado sexualmente. Fue incómodo, no por el hecho de ser un potencial “toy boy” para una MILF VIP sino porque yo creía que era invitado por mi pedigrí periodístico.

Al día siguiente empecé a recibir llamadas de la acosadora y de otros testimonios de los hechos. Al cabo de una semana seguía recibiendo llamadas. No respondí nunca. No me volvieron a invitar porque, si bien es verdad que tengo mi potencial, de momento hacer de gigoló no es una de mis fuente de ingresos como autónomo… De momento.

Categoría: Cultura | 2 septiembre, 2014
Redacción: Cristian Segura
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 11 diciembre, 2018

Vuelve Gran Bola de Neu, la jornada de conciertos y mercado de Apolo

Este domingo tienes una cita en Apolo con mercado discográfico y artístico, conciertos, DJ’s, vermut, food trucks, un bingo navideño…

Cultura / 10 diciembre, 2018

10 artistas que (casi) nadie te va a recomendar de Primavera Sound 2019

Del black metal de Bliss Signal al pop en femenino de Miya Folick pasando por el post-club de Objekt.

Cultura / 5 diciembre, 2018

Lujo navideño para una buena causa

Descubre las creaciones de diseño sofisticado de 13 firmas del proyecto benéfico Solidarity Xmas Tree.

Cultura / 4 diciembre, 2018

Un Hipermerc’art más internacional que nunca apuesta por el dibujo y la ilustración

39 artistas exponen sus creaciones en formatos como la fotografía, la escultura y la pintura en formato pequeño.