R t V f F I
nickwaterhouse

Nick Waterhouse: “En toda mi carrera nunca he ganado dinero de gira”

Conversamos con este apasionado de los sonidos anteriores al rock & roll que el lunes y martes actuarán en Barcelona y Madrid, respectivamente

Categoría: Cultura | 3 febrero, 2017
Redacción: Álvaro García Montoliu

nickwaterhouse Nick Waterhouse: “En toda mi carrera nunca he ganado dinero de gira”

A Nick Waterhouse se le ha descrito frecuentemente como un joven que hace viejo rhythm’n’blues y en este enfoque clásico a su música no hay nada de impostado. El cantante, compositor y guitarrista californiano tiene las cosas claras y no encuentra nada fuera de lo ordinario en que un artista sea respetuoso con su pasado. El 30 de septiembre lanzó su tercer álbum, “Never Twice”, otro homenaje al legado de colosos como Ray Charles o Bo Diddley en el que encontramos desde una versión de “Baby, I’m In The Mood For You” de Bob Dylan hasta una colaboración con Leon Bridges, otra pujante estrella obsesionada por los sonidos más vintage.

Su gira europea tiene dos paradas en España la próxima semana, el lunes en Bikini (Barcelona) y el martes en Teatro Barceló (Madrid), para las que aún quedan entradas. Ayer mantuvimos una rápida conversación con él desde algún punto de Alemania para descubrir si se siente nostálgico, su opinión sobre la corriente R&B renovadora, la impostura de la actual cultura del vinilo y más.

Respecto a tu anterior disco, que describiste como oscuro, ¿cuál dirías que fue tu mentalidad a la hora de afrontar la composición de “Never Twice”?

Simplemente soy un poco más viejo y tengo más experiencia. Estos últimos meses he dado vueltas por todo el mundo.

¿Cómo escoges los colaboradores que trabajan en cada uno de estos álbumes?

Todo sale de una forma bastante natural, simplemente llamo a quien crea que pueda hacer el trabajo. Luego nos encerramos en una habitación en San Francisco durante unos pocos días y así salió.

Y, en particular, ¿cómo surgió la canción con Leon Bridges?

Esta canción en concreto la escribimos Leon y yo juntos mientras estábamos en Fort Worth (Texas). Le conocí a partir de una amiga que teníamos en común que es masajista. Leon empezó a cantar algo inspirado en ese encuentro y de ahí surgió la canción.

Cuando grabas en estudios legendarios usando técnicas analógicas, ¿es cómo viajar atrás en el tiempo?

No. Cuando haces un álbum creo que eres ajeno a cualquier noción temporal. Nunca he hecho un trabajo en un ordenador, así que no sabría decirte qué se siente al hacerlo así. No conozco otra forma de trabajar. En todo caso, sería viajar al tiempo hasta el año 2001 cuando tenía 15 años y empecé a grabarlos en cinta, que es como siempre lo he hecho.

Creo que hay un genuino sentido de la nostalgia en tu música sin llegar a sonar desfasada. ¿Cómo dirías que lo consigues?

Simplemente soy honesto con mi propia voz como autor y lo que digo con mi trabajo. No me siento nostálgico, convivo con los sentimientos y cosas reales que ocurren en mi vida todo el rato. Estéticamente, hay mucho arte que me gusta de otra época, pero no tiene nada que ver con mi sentido del deseo. Es como si dices que un pintor de la época abstracta y expresionista que se inspira en el arte mexicano es nostálgico. Es simplemente un vehículo para articular sus ideas, no quiere vivir en México ni ser un pintor mexicano. Hay respeto, pero no quiero vivir en una época pasada.

¿Cuál dirías que fue el primer artista o disco R&B que te llamó la atención?

“Hit The Road Jack!” y “What’d I Say” de Ray Charles o “Boom Boom” de John Lee Hooker. Es una música increíblemente poderosa. Siempre me ha gustado el ritmo desde pequeño.

Tu estás encuadrado en un estilo mucho más clásico del género. ¿Qué te parece toda esta serie de artistas como Frank Ocean que tratan de modernizarlo?

Que hagan lo que quieran, es su arte. No es algo que escuche. No me gusta ese sonido. Estas armonías de R&B moderno no son algo que me interese.

La nota de prensa que anunciaba tus conciertos te describía como una versión indie-vintage de Chris Isaak. ¿Cómo te lo tomas?

No sabría qué decirte a eso. La verdad es que no me gustan demasiado que me describan, prefiero que la gente me escuche a secas. Pero se han de vender entradas, ¿verdad?

¿Qué te parece que tus canciones sean licenciadas para usarlas en anuncios o videojuegos?

Me parece bien. No es algo que me importe demasiado porque ya he hecho la canción. A partir de ahí que hagan lo que quieran. Además, es la única razón por la que puedo salir de gira y por la que estaré en España la semana que viene. En toda mi carrera nunca he ganado dinero de gira.

Siempre se ha hablado de esta revitalización del vinilo como formato. En 2016, de hecho, se batió un récord de ventas de muchos años. ¿Qué te parece el formato?

Todo esto me parece una gilipollez. La mayoría de los vinilos que se venden ahora y que engrosan esas cifras se usan como juguete. No es vinilo usado, que es el mundo del que vengo. Son discos de Twenty One Pilots, Taylor Swift o Urban Outfitters. Es una impostura y una pérdida de recursos. A mí me encanta toda la cultura del vinilo e ir de tiendas.

Tu música es atemporal, ¿cómo describirías a tu público y cómo te imaginas la gente que escucha tu música en casa?

Mi público es genial, me encanta. No es un tipo de persona en particular, hay un espectro amplio de seguidores. Por lo general tienen muy buena educación, son majos. [risas]

¿Hubo un gran movimiento de contracultura en Huntington Beach cuando eras pequeño? ¿Cómo marcó eso a tu sonido?

Era muy pequeño pero muy fuerte. Y por supuesto que marcó mi sonido. Todo lo que tengo alrededor lo hace, pero en el caso de la contracultura, mucho más que esa música de los 50 con la que se me asocia.

Empezaste con la trompeta, ¿qué te llevó a cambiar a la guitarra y ceñirte a ella?

Mi familia me dijo que sólo podía tener un instrumento, así que me obligaron a elegir. Me encantaría poder haber tenido la oportunidad de tocar tanto la trompeta como la guitarra, pero al tener que escoger, tuve que ir a una casa de empeños y cambiar la trompeta por una guitarra. Me encantaría poder volver atrás, pero ya es demasiado tarde. En otra vida quizá.

Tus padres no eran muy musicales, ¿cómo veían la música y cómo reaccionaron a que te quisieses dedicar a ello?

Me apoyaban, pero no se lo tomaban demasiado en serio. Tuve la suerte de que me dejasen tocar en mi habitación con mis amigos de 3 a 5 de la tarde después del colegio. Tengo grandes memorias de ello y se lo agradezco, pero mi madre me decía que no era un músico. No ha sido hasta recientemente, que me han visto aparecer en la portada de revistas, en televisión y dando vueltas por el mundo de gira que se lo han empezado a tomar más en serio. Muchas veces se pregunta por los ingresos que obtengo de la música, así que creo que aún le preocupa.

¿Qué cosas no harías dos veces?

No tocaría la misma canción dos veces, siempre trato de tocarla diferente.

¿Recuerdas la primera vez que tocaste frente a un público?

Tenía 14 años y era una fiesta en casa de unos amigos. De hecho, algunos de los que tocaron conmigo aparecen en este álbum: estaba el ingeniero de sonido, el bajista y un guitarrista que toca en dos de las canciones. Este último, de hecho, era mejor guitarrista que yo. La mayoría de ellos han acabado de profesores de instituto, así que soy el único músico.

Te gusta tocar con grandes conjuntos de banda, parecido al espíritu de las big bands. ¿Qué es lo que te gusta de ello y cuáles dirías que son las desventajas?

Me gusta la energía, el sonido que se consigue y la interacción entre los miembros de la bandas. Al final, es una experiencia auditiva mucho más interesante. Cuando funciona de verdad resulta mucho más interesante que cualquier otro tipo de formación. Y si cuentas con grandes solistas es muy estimulante. Desgraciadamente, logísticamente es muy exigente.

Cuando no estás tocando o escribiendo canciones, ¿a qué dedicas el tiempo libre?

Me voy de paseo, me tomo un café, aprovecho el rato para estar con mis amigos y familia, veo películas, juego con el perro de mi hermana, tomo cócteles, conduzco por la costa californiana… pero normalmente estoy trabajando y no tengo tiempo para nada de eso. [Risas]

Categoría: Cultura | 3 febrero, 2017
Redacción: Álvaro García Montoliu
Tags:  entrevistas, Never Twice, Nick Waterhouse, sala Bikini,

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 26 abril, 2017

¡Ponte el sombrero!

Vuelve la Passejada amb barret de Barcelona. El 30 de abril ponte el sombrero y pasea por la Rambla de Catalunya junto a dos mil personas

Cultura / 26 abril, 2017

Escapada de fin de semana para amantes del vinilo

Del 28 al 30 de abril vuelve la Feria Internacional del Disco de Barcelona. Ni París, ni Roma ni Londres… Si los discos son tu pasión, l’Estació del Nord será tu destino predilecto este fin de semana

Cultura / 25 abril, 2017

The New Yorker por Ana Juan

La ilustradora valenciana recibió su primer encargo para el magazine en 1995. Hoy, es la española con más portadas firmadas en la revista norteamericana, pero ese no es su techo

Cultura / 24 abril, 2017

Miguel de Cervantes o el deseo de vivir

El fotógrafo José Manuel Navia expone una biografía visual del creador de Don Quijote