R t V f F I
4-gats

Midnight in Barcelona

Si Woody Allen decidiera grabar Midnight in Barcelona, el restaurante Els 4 gats sería, sin lugar a dudas, uno de los escenarios elegidos para rodar los encuentros de los intelectuales de la época

Categoría: Cultura | 15 diciembre, 2016
Redacción: Alicia Cabezas

Si en París se reunían en Le Polidor, Maxim’s, el Café de Flore o Les Deux Magots, en Barcelona lo hacían en la taberna modernista de la calle Montsió.

Dicen que la primera vez que Picasso cruzó las puertas del local, fue invitado a abandonar la sala por llevar un vestuario poco adecuado. Picasso pisó suelo barcelonés en 1988 y, por aquel entonces, no tenía ni una peseta en el bolsillo.

Els 4 gats no solo era el lugar donde la concurrencia daba lugar a la tertulia. En él también se celebraban veladas musicales, literarias, espectáculos de sombras chinescas y hasta combates de boxeo.

El malagueño, según dicen,  cuando todavía no se había convertido en la revolución de las artes plásticas, decidió vender uno de sus dibujos para poder comprar algo de ropa y unos zapatos que le permitiesen permanecer en el café. Pablo Picasso realizó su primera exposición, bajo la atenta mirada de los 4 gatos que eran propietarios: Santiago Rusiñol, Ramon Casas, Joaquín Mir Trinxet y Miquel Utrillo.

Por Casa Martí también se pasaban personalidades como Antoni Gaudí quién empleaba toda su energía en discutir sobre la decadencia y la tristeza de principios del siglo XX.

El epicentro de la bohemia no duró mucho, en 1903 se cerró el local. Santiago Rusiñol se despedía así: «Aquel sitio pintoresco, lleno de sueños, que asustaban al menestral; aquellos cuadros de las paredes que las chicas de la casa no podían ir a ver porque les gustaban demasiado; aquella humareda de pipas que emborrachaba de ideas a los parroquianos de la casa; duerme en paz amigo, que te lo mereces. Solo habías hecho el bien, y ¡no tengas pena de marcharte! Nosotros sí que te echaremos de menos, y en ti echaremos de menos una época en la que la fantasía hacía vivir.”

A finales de la década de los 70, tres empresarios del mundo de la gastronomía decidieron reabrir Els 4 gats. No han sido 120 años de servicio ininterrumpido, con una guerra civil y 40 años de dictadura entre medio, pero en junio se celebra más de una década desde el día en que se abrieron por primera vez sus puertas. Para conmemorarlos, se hace otro lazo que une el restaurante con la cultura.

11 exposiciones, un premio literario, el “Ploma 4 Gats” rememorando así el nombre de la revista “Pèl i ploma”; lecturas solidarias, acompañadas por churros y chocolate caliente, de la mano de personalidades catalanas como Empar Moliner, Montse Doménech o el Doctor Estivill, van a tener lugar durante este año el Els 4 gats.

Categoría: Cultura | 15 diciembre, 2016
Redacción: Alicia Cabezas
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 29 marzo, 2017

Underground, electrónico y de vanguardia

Los tres adjetivos que definen Lapsus, el festival de música electrónica del CCCB que regresa el 1 de abril para descubrir lo más nuevo en esta materia

Cultura / 28 marzo, 2017

Los pájaros de Ada Colau

La alcaldesa de una recién estrenada ciudad amiga de los animales se enfrenta a una invasión de 7.000 cotorras y 85.000 palomas

Cultura / 27 marzo, 2017

La noche sexual

Pascal Quignard, con su erotismo, y Paolo Passolini, con su poesía y resistencia se funden con las obras de Oriol Vilapuig en “La noche sexual”

Cultura / 23 marzo, 2017

A WAMBA BULUBA CLUB CELEBRA CUATRO AÑOS DE BUENA MÚSICA, LOS JUEVES SIN ELLOS NO SERÍAN LO MISMO

En el Marula, se soplarán las velas con The Sadies, Flamingo Tours y los Dj’s Keb Darge y Goffry