R t V f F I
sa_i_estalvi febrer 1 2018

Dueño de lo que calla, esclavo de lo que habla

Surfeando los miedos a la comunicación auténtica. Una nueva entrega de "Sano y salvo".

Categoría: Cultura | 12 febrero, 2018
Redacción

sa i estalvi febrer 1 2018 Dueño de lo que calla, esclavo de lo que habla

Otro de los asuntos con los que nos confronta el miedo a hablar claramente es que a menudo implica ser franco conmigo mismo y a continuación con los otros. Y eso sabemos que puede traer consecuencias. Recordemos que los humanos tenemos el sentido de pertenencia incrustado en el adn. Somos seres sociales. Así que ser franco en el fondo nos mueve un miedo a dejar de pertenecer al grupo, a sentirnos rechazados o abandonados. Eso es lo que tratamos de evitar en nuestras (in)comunicaciones.

Como vimos en el anterior artículo, por un lado tenemos miedo al no, que vivimos como una forma de rechazo. Por otro lado, tenemos miedo a que decir nuestras verdades tenga tales repercusiones como que nos dejen de hablar, nos dejen de lado, nos ninguneen. Vemos que los dos miedos al final llegan a un mismo destino: sentir rechazo o abandono. Si pido y me dicen que no, o si digo lo que me pasa, ¿qué va a ocurrir? ¿Y si cae como una bomba?. Sin embargo, si queremos tener una comunicación íntima y verdadera con algunas personas, hay que surfear esos miedos.

Dejar de decir según qué por miedo a dañar al otro o por miedo a cómo se lo va a tomar, no hace más que llevarnos al mundo de las listas de agravios, a los rencores y resentimientos, a sentirme incomprendido y un largo etcétera. Porque, ¿cómo voy a ser comprendido si el otro no tiene ni idea de qué siento o pienso en realidad? ¿Tiene acaso poderes mentales y me lee? Así que para evitar guatemala nos metemos en guatepeor. La acumulación de agravios, rencores, resentimientos pueden tener un final sorpresa: una explosión de ira, un irse a la francesa, sin demasiadas explicaciones… porque tú ya deberías saber lo que me pasa. También puede tomar la forma de infidelidades.

De nuevo, ponerse delante del otro y expresarle qué me ocurre, qué siento, qué deseo, que necesito, nos coloca en un lugar de vulnerabilidad. Sin embargo mi experiencia personal es que abre la puerta a un territorio donde encontrarse. El otro sabe entonces qué me ocurre de verdad, puede estar o no de acuerdo con ello, puede haberlo vivido de otra manera, puede tener su oportunidad para explicarse o pedir disculpas si no se ha dado cuenta de algo que ha hecho/dicho y nos ha dolido. Pero por fin podemos hablar con claridad, de manera bidireccional y vernos.

Sa i estalvi

Agradecimientos: A NomNam por el naming de la sección

Imagen de Pixabay. 

Categoría: Cultura | 12 febrero, 2018
Redacción
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 8 agosto, 2018

¿Qué pensarán de mí…?

Vivir una vida limitante. Una nueva entrega de “Sano y salvo”.

Cultura / 3 agosto, 2018

Hivern Discs celebra sus 10 años en Vila Habana

Con un cartel formado por John Talabot, Ben UFO, Inga Mauer, Aleksi Perälä, Khidja, C.P.I. y más.

Cultura / 2 agosto, 2018

“La llum negra” celebra la influencia de las tradiciones secretas en el arte contemporáneo

Burroughs, Tàpies, Michaux, Jodorowsky y más se dan cita en esta esotérica exposición del CCCB.

Cultura / 2 agosto, 2018

Shomei Tomatsu y el Japón de la posguerra

La Fundación MAPFRE acoge una amplia exposición del fotógrafo realista japonés.