R t V f F I
frustracio_rabi

Rabia y frustración

La rabia se puede dar porque las expectativas que nos hemos hecho ante una situación no se cumplen

Categoría: Cultura | 27 febrero, 2017
Redacción: Eulàlia París

frustracio rabi Rabia y frustración

Hemos podido ver que a menudo se contiene la rabia porque está mal visto expresarla, especialmente en el caso de las mujeres. Pesa mucho el aspecto moral: se ve como ocasionar un daño al otro, en lugar de reconocer que quizás tenemos motivos de enfado; y por lo tanto mejor agacho la cabeza, miro hacia otro lado y cierro la boca. Vimos que precisamente por el peso moral, puede conectarnos con la culpa. Sin embargo, también estuvimos viendo que desviar la mirada no implica necesariamente que la rabia desaparezca. A veces aparece en las formas de venganza o boicoteo al otro, consciente o inconscientemente.

Decía que en muchos casos hay que hacer un trabajo de desculpabilizar esa rabia. A veces tenemos razones y verdades para enfadarnos y mostrarla. Eso no nos hace malas personas. En todo caso es una vía para poner límites. Ahora bien, también la rabia se puede generar porque las expectativas que nos hemos hecho ante una situación o persona, no se cumplen. Los niños fácilmente se irritan y no tienen tapujos en escenificar lo que llamamos rabietas o pataletas, cuando las cosas no son como ellos quieren. Los adultos tenemos rabietas interiores. ¿Cómo nos mirarían si hiciéramos como los niños que se tiran al suelo y empiezan a dar zapatones al suelo?

De hecho, cada día atravesamos por diversos momentos de este tipo. Contactamos con esta emoción cuando: nos quedamos atascados en el tráfico y sabemos que llegaremos tarde a la oficina. El metro se queda parado unos minutos en una estación y bufamos impacientes porque tenemos prisa, que es algo que siempre tenemos. Estamos en la fila del supermercado y la nuestra es la única que no avanza porque hay algún problema con el cliente que está siendo atendido. Nos desesperamos. O cuando quiero imprimir un documento y justo se acaba el tóner. Cuando nuestro hijo pequeño se mancha los pantalones que le acabamos de poner y le tenemos que cambiar. Cuando espero esa llamada y no ocurre. Cuando espero que mi pareja va a estar por mí y llega de mal humor y no quiere ni hablar. Cuando un compañero de clase se niega a pasarme los apuntes. O nos planteamos unos objetivos que no conseguimos. O por aquellas personas que son inmunes a nuestros encantos por más que nos esforcemos.

En resumen: las cosas no salen como teníamos previsto o deseábamos. En estos casos, la rabia es una reacción a otra cosa: se llama frustración. ¿Quién no la conoce íntimamente? Nos molesta casi a diario en diferentes dosis. Nos enfadamos con la frustración. ¿Por qué? Porque la frustración nos evidencia que no somos omnipotentes… a nosotros, que nos han educado en el tenemos que poder, debemos tal o cual, porque lo valemos o en lo de que podemos conseguir todo aquello que nos propongamos.

Efectivamente, algunos creen que con esfuerzo y tesón un día llegarán a conseguir todo lo que se propongan. Incluso los hay que creen que solo por existir merecen el cielo. Está claro que sin disciplina e insistencia no podremos conseguir nuestros objetivos. Sin embargo, a veces no los conseguimos a pesar de nuestra dedicación. Quizás sea porque el contexto no es favorecedor o, simplemente, lo que nos proponemos no encaja con nuestras habilidades.

Odín Dupeyron lo explicaba en esta charla TED con mucho humor:

La omnipotencia nos hace perder de vista que vivir implica sorpresas, reveses, trabajo constante y aprender a sostener la frustración. La frustración nos acerca a la humildad, a reconocer que no lo podemos todo y que hay cosas que no están en nuestras manos. En todo caso, siempre recomiendo que para sacarse esta energía de dentro, hagamos cosas como subir a la cima de una montaña y gritar. O, más cómodo, golpear cojines en casa.

 Sa i estalvi

Agradecimientos:

A NomNam por el naming de la sección

Imagen de Pixabay.

Categoría: Cultura | 27 febrero, 2017
Redacción: Eulàlia París
Tags:  emocional, emociones, frustración, rabia, sano y salvo,

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 27 marzo, 2017

La noche sexual

Pascal Quignard, con su erotismo, y Paolo Passolini, con su poesía y resistencia se funden con las obras de Oriol Vilapuig en “La noche sexual”

Cultura / 23 marzo, 2017

A WAMBA BULUBA CLUB CELEBRA CUATRO AÑOS DE BUENA MÚSICA, LOS JUEVES SIN ELLOS NO SERÍAN LO MISMO

En el Marula, se soplarán las velas con The Sadies, Flamingo Tours y los Dj’s Keb Darge y Goffry

Cultura / 23 marzo, 2017

Conoce a Playback Maracas, fresca propuesta barcelonesa de electrónica desenfadada

El dúo actúa este sábado junto a otras bandas como Der Panther, Baywaves o The Parrots en el marco del tercer Arnette Surfcity Festival

Cultura / 22 marzo, 2017

El Humanismo del rostro, el arte de Lídia Masllorens

La pintora, tras haber expuesto en Los Ángeles y París, vuelve a mostrar el rostro de sus personajes en Barcelona. Grandes formatos que sumergen en la experiencia del otro