R t V f F I
unnamed

Carla Dal Forno: “Me acerco a la música de un modo similar a un artista plástico”

La artista australiana presenta su segundo álbum, "Look Up Sharp", el 30 de enero en Nica.

Categoría: Cultura | 20 enero, 2020
Redacción: Álvaro García Montoliu

unnamed Carla Dal Forno: Me  acerco a la música de un modo similar a un artista plástico

Tras triunfar en MIRA 2018, la australiana Carla Dal Forno vuelve a Barcelona el 30 de enero para presentar en Nica (Casa Bonay) su nuevo disco, Look Up Sharp, un trabajo que la ve abrazar un imaginario sonoro que bebe del folk doloroso, el pop gótico y el post-punk, todo ello con un enfoque de producción de baja fidelidad y DIY. Algo así como una mezcla entre Broadcast y el catálogo clásico de 4AD, donde no sería de extrañar que recalase más pronto que tarde. Hablamos con ella de su EP de versiones de clásicos del pop y la new wave, su relación con el difunto sello Blackest Ever Black, sobre cómo cree que ha mejorado artísticamente y mucho más.

En tu nuevo disco hay una canción titulada So Much Better. No sé si te refieres a tu arte de hacer música, pero me gustaría saber de qué maneras crees que has mejorado entre tus dos álbumes.

Las diferencias entre Look Up Sharp y el primer disco, You Know What It Is Like, tienen que ver con las habilidades de producción que he ido adquiriendo. Las canciones del debut fueron creadas justo al inicio de mi carrera, son mis primeros experimentos de grabación, la primera vez que me grababa a mí misma. He aprendido mucho estos últimos años.

Hay una conexión entre estos dos trabajos, pero luego aparecen algunas canciones que no tienen nada que ver con anteriores. ¿Cómo es tu enfoque respecto al cambio, es algo que te impones a ti misma o prefieres que venga de una manera más orgánica? 

 Tengo diferentes técnicas de grabación. En el caso del primer álbum, solo lo grabé con el micrófono de mi ordenador MacBook. Esta vez ya tengo SoundCut y mis micrófonos, así que lo grabé de diferente modo. Quería tener más control de mis grabaciones, que sonase más claro, más hi-fi que el anterior.

Has vivido en Londres en los últimos dos años, donde te has montado tu propio espacio de trabajo en casa. ¿Nos lo podrías describir? 

Pese a que el equipo ha cambiado y que grabo las cosas de diferente modo, los instrumentos con los que creo música son los mismos. Uso bajo, un poco de guitarra, un sintetizador Yamaha DX7 para el teclado y las partes con sintes. Además, tengo un par de amplificadores. No mucho más que eso. He encontrado los instrumentos que me gustan y encuentro que este enfoque minimalista es el que me funciona.

Está claro que hay artistas a los que les influencia el sitio donde han compuesto su música, pero hay algo en la tuya que parece que podría haber sido creada en cualquier rincón del planeta.  

Creo que tengo mi propio sonido, uno que se podría recrear en cualquier lugar del mundo. Así que estoy de acuerdo. La influencia de Londres en todo caso sería algo más mental que sonoro. Quizá son las letras, el contenido, se inspiran en un lugar y en las experiencias, pero no tanto la música.

¿Cómo te sientes sobre tu propio sonido? 

Para mí, ha resultado muy importante centrarme en descubrirlo. Tengo un perfil artístico, empecé estudiando Pintura y me acerco a la música de un modo similar a un artista plástico. Es algo que ha ido surgiendo cuando he cambiado medios, un impulso por encontrar mi propio estilo, las formas en las que me expreso.

¿Escuchas tu música y encuentras una reacción emocional al hacerlo? 

Desde luego. Escucho mi música sobre todo cuando la estoy creando. Escucho muchas versiones de una misma canción y luego trato de no escucharla una vez se ha lanzado. Con mi música trato de llenar un espacio que no encuentras en otro lado. Intentas crear algo que quieres escuchar y que no lo puedes escuchar de ningún otro artista. Creo que ese también es el caso de muchos músicos con los que he hablado.

Hay un punto cómico, hasta irónico en algunas de tus canciones. ¿Es importante para ti?

Sí, pero no siempre ni para todas las canciones. Me gustan las letras y soy alguien que intenta escuchar lo que dice la gente con sus canciones. Soy consciente de que hay gente que nunca escucha las letras, que solo escucha la música, pero si escucho letras inteligentes lo aprecio mucho. Es algo que lucho por tener en mi obra.

¿Cómo es el proceso creativo de una canción en particular?  

Tengo un estudio en mi salón y trabajo ahí durante el día. Normalmente, pienso en encontrar lo que va a desembocar mi creatividad. Empiezo a trabajar en un sonido particular o en una idea particular para una canción. Rápidamente doy con bastantes capas e ideas, y de ahí empiezo a editar para cribar lo que me gusta y lo que no.

“Don’t Follow Me” tiene un rollo The Cure, y también se te alabó al principio de tu carrera por recuperar los sonidos de la era clásica de 4AD. ¿Cómo integras tus influencias en tu música?

 Me gusta la música post-punk de los 80, es un mundo sonoro que me atrae. A veces escucho algo que me gusta de esa música y trato de tomar prestados ese elemento como base para una nueva canción. No hago música que es exactamente la misma que la que se hacía en los 80, solo es una influencia y una ayuda para encontrar mi propio sonido e ideas.

¿Qué es lo que tanto te atrae de esa época? 

Creo que tiene que ver con el hecho de que fue la primera vez que la gente empezó a crear música en casa de una manera muy diy. Se llevó la música de los estudios y dio la oportunidad de hacerla a cualquiera. Todo el mundo tenía la misma capacidad de hacer música. Fue algo que me impresionó mucho. Hubo mucha experimentación en aquella época, aparecieron nuevos instrumentos e ideas para crear sonidos. Fueron unos tiempos alucinantes.

Uno de tus lanzamientos más sorprendentes fue el EP Top of the pops, con versiones de canciones famosas de gente como Lana Del Rey o The B-52s. Con todo, conseguiste que sonasen muy personales. ¿Cómo surgió? 

Estaba de gira en EEUU y quería tener un casete de gira para llevármelo conmigo. Decidí hacerlo de versiones porque pensé que sería una rápida manera de aprender cómo otra gente componía canciones pop. Otro desafío fue encontrar la manera de llevarlas a mi terreno. A la vez, era una manera de buscar mi propia voz y la de otros.

Blackest Ever Black anunció su cierre hace unas semanas. Creo que es uno de los sellos más importantes de los últimos 10 o 15 años en materia electrónica. ¿Cómo te sientes respecto a su contribución a la música y tu colaboración con ellos?

Me siento increíblemente afortunada de que existiesen y pudiese descubrirlos y trabajar con ellos. Me apoyaron mucho.

¿Tienes aún contacto con la escena de Melbourne con la que empezaste? ¿Qué nos recomiendas escuchar?

Tengo muchos amigos ahí, es una gran escena con muchas cosas pasando. Para empezar, recomendaría echar un ojo al sello Albert’s Basement. Trabajan con muchos artistas locales. Algo más comercial es el sello Chapter Music, con un montón de bandas de Australia.

Actúas en Barcelona la semana que viene. ¿Cómo te sientes cuando actúas en directo? ¿Es un entorno en el que estás cómoda?  

Ahora ya lo es. He girado durante varios años y he encontrado la manera de disfrutarlo, sobre todo cómo comparto mi música con un público en lugar de algo que hago sola en casa. Vendré con un compañero que hará electrónica en vivo, mientras que yo toco el bajo y canto.

Categoría: Cultura | 20 enero, 2020
Redacción: Álvaro García Montoliu
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Cultura / 25 febrero, 2020

World Press Photo 2020

Una galería con el mejor material de los nominados al prestigio certamen.

Cultura / 25 febrero, 2020

Lo que no te puedes perder de MUTEK Barcelona

Cinco recomendaciones para su undécima edición: de Francesco Tristano a Barker.

Cultura / 20 febrero, 2020

De Lagerfeld a Cardin, así de fuerte viene Moritz Feed Dog

El festival de documentales de moda celebra su próxima edición entre el 26 y el 29 de marzo. Un repaso a su selección oficial.

Cultura / 17 febrero, 2020

Diez canciones Bond mejores que la Billie Eilish

Una playlist para calentar motores de cara al estreno de “No Time To Die”.