R t V f F I
exclusiva1--a

¡SUERTE, EUGENIA!

Laura Fa comenta el último bombazo del verano, la relación de Eugenia Martínez de Irujo y José Coronado.

Categoría: Barcelona | 21 julio, 2015
Redacción: Laura Fa

Este año el gordo fue madrugador. Para los que nos dedicamos a la prensa del corazón siempre esperamos el premio del verano, esa noticia que nos deja perplejos, alucinados y que todos matamos por conseguir. Y el gordo llegó con el bombazo de la relación de Isabel Preysler con un hombre casado, Mario Vargas Llosa. Buff, ya podíamos relajarnos, el verano había empezado fuerte y a partir de aquí cualquier cosa nos sabría a poco. Y así estábamos todos, dejando pasar los días cuando la ‘Duquesita’ (así la llamamos algunos de los reporteros de Barcelona a Eugenia Martínez de Irujo) aparecía en la portada de la revista Hola con ¡¡¡José Coronado!!! ¡¡¡Shock total!! Pobre Duquesita, ¡No aprende! Le gustan malotes, complicados, infieles,… cualquier hombre que la haga sufrir. ¡Bingo! El actor va a estar a la altura, ¡Seguro!

exclusiva1 a ¡SUERTE, EUGENIA!

Ya de jovencita Eugenia apuntaba maneras y no se le ocurrió otra cosa que casarse con Fran Rivera, infiel de nacimiento. Hay mujeres que les gusta ir a contracorriente, que piensan que van a cambiar a sus parejas, que con ellas será diferente. O mujeres que les gusta el riesgo, y este es el caso de Eugenia. Se arriesgó con Fran y acabaron en los juzgados, solicitando la nulidad de su matrimonio justamente por eso, por infidelidades, inmadureces y chorradas varias. A partir de aquí y hasta llegar a José Coronado, han sido hombres bastante variopintos los que han pasado por su vida e incluso ha conseguido que algunos no fueran públicos, no se conocieran, bueno, no los conociera el público porque algunos han presenciado con sus ojitos alguna situación curiosa, por llamarlo de alguna manera. Ella justifica sus viajes a la capital catalana asegurando que es por su trabajo en Tous. ¡Se pensará que todos somos idiotas! Barcelona ha sido cómplice de una Duquesita que huía del bullicio de Madrid y se refugiaba en unos apartamentos del Passatge de la Concepció. Ahí la hemos visto entrar siempre sola, lo que no quiere decir que pasara así todos los días y todas las noches. Hasta dos hombres han estado asiduamente por ese ‘pisito’. El primero de ellos coincide con una época en la que Eugenia era del Barça, la veíamos en el palco del Camp Nou casi cada partido. ¡¡Madre mía!! No se dan cuenta de cómo canta verlas aplaudir al Barça así de golpe, ¿Cómo si fuera normal? Bar Refaeli hizo lo mismo unos meses en los que era muy ‘amiguita’ de un par de jugadores blaugrana. Todas las WAG’S como locas atando en corto a sus parejas. Si el Hotel Mandarin hablara más de una se iba a llevar una sorpresa. Pero volvamos al tema. Que no es que Eugenia llevara sangre blaugrana en las venas, es que en la época en la que Laporta presidía el club, la Duquesita y uno de los miembros del equipo técnico eran muy ‘amiguitos’. Cuando acabó con este ‘amiguito’ se le pasaron las ganas de ir a ver ningún partido, mira tú por dónde. Fue una relación muy complicada, de las que le gustan a Eugenia, un reto supongo, porque no era fácil que este hombre dejara su casa y su familia.

En los últimos meses Eugenia ha tenido un nuevo amiguito que ha conseguido que no saliera a la luz pública, un empresario catalán que según cuenta Enric Bayón, uno de los paparazzis de Barcelona que controla el tema, le envió flores el día de San Valentín. ¡¡Que vulgar!! ¿A las mujeres arriesgadas unas flores? ¡Bah! ¡Puerta!

Pero algo ha cambiado. Por alguna razón que desconocemos Eugenia ha dejado su vida amorosa catalana y ha vuelto a dejarse ver por Madrid. Y a dejarse ver para que supiéramos que está con José Coronado. Porque todo el mundo debe tener claro que hemos sabido de esta relación-rollete porque a ella le ha dado la gana. Los dos salen a cenar y se van a uno de los restaurantes más conocidos de Madrid. ¡¡Vengaaaaaaa!! Si Eugenia no quería que se supiera se hubiera quedado en su apartamentito del centro de Barcelona, tan contenta y tan discreta como en los últimos años. Pero no, se va a casa de Coronado, se sube en su moto, se van a cenar, vuelven en la moto y entran en el piso del actor a pasar la noche juntos. Regalazo para lo cotillas!!

Ya que llevamos un verano afortunado por lo que a loterías se refiere, y es que nos han tocado dos gordos gracias a Eugenia y la Preysler, es la hora de abrir las apuestas: ¿Será Coronado el definitivo? (hahahahahaha perdonad que no pueda aguantar la risa), ¿Será un amor de verano que acabará cuando empiece el fresquito?¿Pasarán juntos la Navidad en Dueñas? ¿Cuándo será su primer photocall de la manita? Y la última y no menos importante ¿Conseguirá Eugenia quitarle al actor esa cazadora de cuero que debe oler a gato muerto? ¡¡¡Qué buen verano nos espera!!!

Laura Fa estrena sección, Farándula, hablando sobre la publicación en exclusiva de las fotografias en ¡Hola¡ que descubren la relación de Eugenia Martínez de Irujo y José Coronado. La periodista catalana, experta en noticias del corazón, actualmente forma parte de Arucitys (8tv) y colabora en Cazamariposas (Divinity). Ahora llega a Passeig de Gràcia para salpimentar el mundo del corazón. 

Categoría: Barcelona | 21 julio, 2015
Redacción: Laura Fa
Tags: 

Ad

Subscríbete

¡Suscríbete!

Moda, cultura, gastronomía, shopping y la agenda para no perderse nada.
Una vez al mes en tu buzón.

Sign Up Paseo de Gracia

Ad

Contenidos relacionados

Barcelona / 8 noviembre, 2018

Bicing recibirá 2019 cargado de novedades

Nuevas tarifas, más bicicletas eléctricas, apertura de estaciones y mucho más.

Barcelona / 17 octubre, 2018

Montserrat Caballé tendrá pronto una calle en Barcelona

También se le concederá la Medalla de Oro, lo que acelerará los trámites con el Nomenclátor.

Barcelona / 8 octubre, 2018

Buscando el trazo de Picasso por Barcelona

Edu García recuerda la historia de amor del maestro malagueño con nuestra ciudad.

Barcelona / 2 agosto, 2018

Vuelve la Festa Major de Gràcia con un millar de actividades

Será más inclusiva y sostenible que nunca, con la lucha contra las agresiones sexistas como principal proclama.